Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
¡Apoye al INMF!  - Soutenez l'INMF!
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. Jean-Christophe Napoléon, Prince Impérial.
11 DE ABRIL DE 1814
TRATADO DE FONTAINEBLEAU
Abdicación del Emperador
Grabado de Horace Vernet (1789-1863).
« En Fontainebleau, en lugar de abdicar, bien hubiera podido defenderme. Mi ejército se mantenía fiel; pero nunca he querido derramar la sangre francesa por mi causa personal » – Napoleón I.
Taducción del Instituto Napoleónico México-Francia ©
Esta página está disponible al público de manera gratuita y puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no sea mutilada, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.

“Art. 1°. S.M. el Emperador Napoleón renuncia para él, sus sucesores y descendientes, así como para cada uno de los miembros de su familia, a todo derecho de soberanía y de dominación, tanto sobre el imperio francés y el reino de Italia, como sobre todo otro país.

“II. LL.-MM. El emperador Napoleón y la emperatriz María Luisa conservarán sus títulos y calidades para gozar de ellos por toda la duración de su vida.

“La madre, los hermanos, hermanas, sobrinos y sobrinas del Emperador conservarán igualmente, por doquier que se hallen, lo título de príncipes de su familia.

“III. La isla de Elba, adoptada por S.M el emperador Napoleón como lugar de su estancia, conformará, durante toda su vida, un principado separado que será poseído por él en toda soberanía y propiedad.

“Será dado además en toda propiedad, al emperador Napoleón, un ingreso anual de 2 000 000 de francos, en renta sobre el libro mayor de Francia, de los cuales 1 000 000 será reversible a la emperatriz.

“IV. Todas las potencias se comprometen a emplear sus buenos oficios para hacer respetar por los Estados berberiscos el pabellón y el territorio de la isla de Elba, y para que, en sus relaciones con los berberiscos, esta sea asimilada a Francia.

“V. Los ducados de Parma, de Plasencia y de Guastalla serán dados en toda propiedad y soberanía a S.M. la emperatriz María-Luisa; pasarán a sus hijo y a su descendencia en línea directa. El príncipe su hijo tomará desde ese momento el título de príncipe de Parma, Plasencia y Guastalla.

“VI. Se reservarán en los países a los que el emperador Napoleón renuncia, para él y su familia, dominios o rentas sobe el libro mayor de Francia, que produzcan un ingreso anual neto, y deducción hecha de todos recargos, 2 500 000 fr. Estos dominios o rentas pertenecerán en toda propiedad, y para disponer de ellos como bien les parezca, a los príncipes de su familia, y serán repartidos entre ellos, de manera que este ingreso de cada uno sea en la proporción siguiente: A la Señora Madre, 300 000 fr. ; al rey José y a la reina 500 000 fr.; al rey Luis, 200 000 fr.; a la reina Hortensia y a sus hijos, 400 000 fr.; al rey Jerónimo y a la reina, 500 000 fr.; a la princesa Elisa, 300 000 fr.; a la princesa Paulina, 500 000 fr.

“Los príncipes y las princesas de la familia del emperador Napoleón retendrán, conservarán, además, todos los bienes muebles e inmuebles, de cualquier naturaleza que sea, que poseen en calidad de particulares, y en especial las rentas de las que gozan igualmente como particulares sobre el libro mayor de Francia y el Monte-Napoleone de Milán.

“VII. El pago anual de la emperatriz Josefina será reducido a 1 000 000 en dominios o en inscripciones en el libro mayor de Francia. Ella continuará a gozar, en toda propiedad, de todos sus bienes muebles e inmuebles particulares, y podrá disponer de ellos conformemente a las leyes francesas.

“VIII. Será dado al príncipe Eugenio, virrey de Italia, un establecimiento conveniente fuera de Francia.

“IX. Las propiedades que S.M. el emperador Napoleón posee en Francia, ya sea como dominio extraordinario, ya sea como dominio privado, quedarán para la corona.

“Sobre los fondos invertidos por el emperador Napoleón, ya sea en el libro mayor, ya sea en la banca de Francia, ya sea en las acciones forestales, ya sea de toda otra manera, y de los cuales Su Majestad hace abandono a la corona, será reservado un capital que no excederá 2 000 000, para ser empleado en gratificaciones en favor de las personas que sean apuntadas en el estado que firmará el emperador Napoleón, y que será entregado al gobierno francés.

“X. Todos los diamantes de la corona quedarán propiedad de Francia.

“XI. El emperador Napoleón hará regresar al tesoro y a las demás arcas públicas todas las sumas y efectos que de ellas habrían sido desplazadas por sus órdenes, con excepción de lo que proviene de la lista civil.

“XII. Las deudas de la casa de n S.M. el emperador Napoleón, tal como se hallaban en día de la firma del presente tratado, serán inmediatamente pagados sobre los atrasos debidos por el tesoro público a la lista civil, según los estados que serán firmados por un comisario nombrado para este efecto.

“XIII. Las obligaciones del Monte-Napoleone de Milán para con sus acreedores, ya sea franceses, ya sea extranjeros, serán exactamente cumplidas, sin que sea hecho ningún cambio a este respecto.

“XIV. Se darán todos los salvoconductos necesarios para el libre viaje de S.M. el emperador Napoleón, de la emperatriz, de los príncipes y princesas, y de todas las personas de su séquito que quisieran acompañarlos o establecerse fuera de Francia, así como para el paso de todos los equipajes caballos y efectos que les pertenecen.

Acta de abdicación del Emperador Napoleón
Firmada el 6 de abril de 1814 (documento original), refrendada el 11 de abril siguiente, y, en la imagen, tal como apareció publicada el 13 de abril de 1814 en el diario « Moniteur ».

“Las potencias aliadas darán en consecuencia oficiales y algunos hombres de escolta.

“XV. La guardia imperial francesa proveerá un destacamento de doce a quince cientos de hombres para servir de escolta hasta Saint-Tropez, lugar de embarque.

“XVI. Se proveerá una corveta y los bastimentos de transporte necesarios para conducir al lugar de su destinación a S.M. el emperador Napoleón, así como a su casa. La corveta pertenecerá en toda propiedad a S.M. el Emperador.

“XVII. S.M. el Emperador Napoleón podrá llevarse consigo, y conservar para su guardia, a cuatro cientos hombres de buena voluntad, tanto oficiales como suboficiales y soldados.

“XVIII. Todos los franceses que hayan servido a S.M. el emperador Napoleón y a su familia estarán obligados, si no quieren perder su calidad de franceses, a volver a Francia en el plazo de tres años, a menos que estén comprendidos en las excepciones que el gobierno francés se reserva otorgar tras la expiración de este término.

“XIX. Las tropas polacas de toda arma que están al servicio de Francia tendrán la libertad de regresar a casa, conservando armas y bagajes, como un testimonio de sus servicios honorables: los oficiales, suboficiales y soldados conservarán las condecoraciones que les han sido otorgadas y las pensiones atribuidas a estas condecoraciones.

“XX. Las altas potencias aliada garantizarán la ejecución de todos los artículos del presente tratado; se comprometen a obtener que sean adoptados y garantizados por Francia.

“XXI. La presente acta será ratificada, y las ratificaciones en ella serán intercambiadas a París dentro de diez días, o antes de ser posible.

“Hecho en París, el 14 de abril de 1814,

“Firmado Caulaincourt, duque de Vicenza; el mariscal duque de Tarento, Macdonald; el mariscal duque de Elchingen, Ney; el príncipe de Metternich”.

Los mismos artículos han sido firmados separadamente, y en la misma fecha, de parte de Rusia, por le conde de Nesselrode; y de parte de Prusia, por el barón de Hardemberg.

Declaración en forma de accesión a nombre de Luis XVIII
El suscrito, ministro secretario de Estado en el departamento de los asuntos extranjeros, habiendo dado cuenta al rey de la demanda que Sus Excelencias los Señores plenipotenciarios de las cortes aliadas han recibido de sus soberanos la orden de hacer relativamente al tratado del 11 de abril, al cual el gobierno provisorio ha accedido, plugo a Su Majestad autorizarle, declarar en su nombre que las cláusulas del tratado a cargo de Francia, serán fielmente ejecutadas. Tiene, como consecuencia, el honor de declararlo por medio de la presente a Sus Excelencias.
París, el 31 de mayo de 1814.
Firmado el príncipe de Benevento.
(Talleyrand).