Francósfera México-Francia, el portal de la promoción y de la defensa de la Francofonía en América.
El Listón Rojo.
El Listón Rojo - Le Ruban Rouge.
¡Apoye al INMF!  - Soutenez l'INMF!
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Tras las huellas de los Grognards y de los María-Luisa
LA CAMPAÑA DE FRANCIA
26 de enero / 31 de marzo de 1814
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
El Emperador Napoleón en Arcis-sur-Aube
Imagen de Épinal expuesta en el museo del Castillo de Briena.
Instituto Napoleónico México Francia.
Por la Señora

Danièle Bessière
Vicepresidente del Círculo Austerlitz.
Caballero de la Orden nacional del Mérito de Francia.

Sra. Bessière
Traducción del Instituto Napoleónico México-Francia ©
Esta página está disponible al público de manera gratuita y puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no sea mutilada, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.
« Todo es pasmoso, magnífico en esta campaña. Triunfo de la inteligencia sobre el número »
Mariscal Juin, a propósito de la campaña de Francia.

En efecto, es la epopeya de sesenta días de un puñado de grognards y de conscriptos, hambrientos y transidos de frío, supliendo por la velocidad su inferioridad numérica para sorprender y batir ejércitos cinco veces superiores en número.
Es el esfuerzo de Napoleón volviendo a calzar sus « botas de siete leguas » para afrontar esta situación desesperada con el mismo genio y al misma energía que en sus inicios.
Es finalmente el Emperador solo en medio de los mariscales fatigados por la guerra, de la armada agotada por las retiradas sucesivas y de Francia desamparada ante la perspectiva de la ocupación extranjera.

 

FUERZAS MILITARES EN PRESENCIA

Mapa de la campaña de la campaña de Francia en 1814.

Al inicio de la campaña en Champaña 65 000 franceses están confrontados a 250 000 aliados. La relación es de 1 contra 4 a favor de éstos últimos.
El 21 de diciembre de 1813, la ofensiva de los Aliados principia. El ejército austriaco, conducido por Schwarzenberg, cruza el Rin. Otras tropas penetran por Basilea y Besançon. A principios de enero, el ejército prusiano, comandado por Blücher, pasa el Rin entre Coblenz y Manheim. Atravesando la Lorena, se dirige hacia Bar-le-Duc y Saint-Dizier. Bajo las órdenes de Bernadotte, el ejército del Norte se apresta para dirigirse hacia Francia. Al suroeste, el ejército de Wellington desea remontar hacia París por Aquitania. Al sureste, el cuerpo austriaco de Bubna avanza sobre el eje Ginebra-Lyon. En un mapa de Estado mayor la superioridad de los Aliados no deja la menor duda. Aculados a defender el suelo de la patria, las ropas francesas harán frente en el honor. El genio militar de Napoleón reserva todavía algunas sorpresas…
« Corriendo bajo los cierzos de Champaña, un puñado de grognards y de « María-Luisas » van a sorprender y batir a dos ejércitos cinco veces superior en número. »
En 1814, la caballería ligera consiste en diez regimientos de húsares y treinta y un regimientos de cazadores a caballo.
La artillería es la ventaja mayor del ejército francés.
Como los dragones, los gendarmes, que se distinguieron en España, han sido llamados para esta campaña.
Señalemos igualmente a los Guardias de honor. En 1813, Napoleón ha brindado a los hijos de familia la posibilidad de entrar a su guardia a condición de pagar ellos mismos « un brillante uniforme a la húsar ». Cuatro regimientos son así reunidos comportando una minoría de belgas. Si la llegada de esos « señoritos » en las filas de la Guardia suscitó la ironía, al final de la campaña de 1813 su comportamiento heroico desarmó todas las críticas. Durante la campaña de Francia, van a sentar definitivamente su joven reputación, particularmente en Montmirail y en Reims donde desbaratarán a la caballería rusa.
Hay que subrayar que las tropas experimentadas faltarán a Napoleón en el transcurso de esta campaña de Francia.

Infantería de línea en atuendo de invierno. Dibujo de Knötel.
 
Guardias de Honor. Dibujo de Knötel.

 

LOS COALIGADOS

El 9 de marzo de 1814 los Aliados firman el tratado de Chaumont por el cual se comprometen mutuamente a no negociar por separado con el enemigo común que es Francia y estrechar los lazos que los unen para el proseguimiento riguroso de una guerra emprendida « con el objetivo saludable de asegurar el reposo de Europa por medio del restablecimiento de un justo equilibrio. »
Los coaligados marchan en orden disperso. Blücher es alcanzado en Brienne-le-Château, primera verdadera batalla de la campaña de Francia. 10 000 soldados de infantería franceses se enfrentaron a 30 000 Prusiano-rusos. Ney ha arrastrado a los jóvenes conscriptos al ataque al grito de « En avant les Marie-Louise » - ¡Adelante Maria-Luisas! Aún cuando Blücher no haya sido aplastado, esta victoria vuelve a levanta el ánimo de los franceses.
El gran error de los coaligados es haber, en múltiples ocasiones, desdoblado y por consiguiente dividido sus fuerzas. A pesar de la relación de fuerzas desfavorable, los franceses van a llevarse doce victorias sobre catorce grandes batallas.

 

MONTMIRAIL: UN AUSTERLITZ CHAMPAÑÉS

« Lo que estos hombres han hecho no puede compararse más que a las novelas de caballería », declara Napoleón la noche de la batalla de Montmirail en un correo destinado a Savary, su ministro del Interior.
A las 20 horas, el ejército francés ha establecido sus vivaques en el campo de batalla, pernoctando el Emperador en la granja de la Haute-Épine. Es ahí donde hace su correspondencia y cubre de elogios a su Vieja Guardia, principal artesano de la victoria de Montmirail: « La Vieja Guardia rebasó por mucho lo que yo podía esperar de una tropa de élite. Hacía sobre el enemigo el efecto de la cabeza de Medusa. Esa noche, decide atribuir 1750 cruces de la Legión de Honor, de las cuales 1000 para la Vieja Guardia.

 

EL BALANCE DE LA BATALLA

Durante diez horas 15 000 franceses - un poco más de la mitad del efectivo de Napoleón – habían afrontado a 30 000 Rusos y Prusianos. 2 000 ó 3 500 franceses habían sido muertos o heridos según las fuentes. Los Aliados habían perdido por su parte 3 000 muertos y heridos y 708 prisioneros, 6 banderas, 26 bocas de fuego y más de 200 coches de bagajes y de municiones. Entre los heridos franceses se contaba a los generales Michel y Boudin y casi todos los oficiales superiores de la división Ricard. De lado de los Aliados el general prusiano Pirch había sido herido.

LOS TIEMPOS FUERTES DE LA CAMPAÑA

- Las victorias de Montmirail y de Montereau los días 11 y 18 de febrero,
- Laon, el verdadero momento crucial de la guerra los días 9 y 10 de marzo,
- Combate por el honor en París el 31 de marzo. Los mariscales Marmont y Mortier que en virtud de las necesidades políticas al menos tanto como las realidades militares se ven obligados de confesarse vencidos.

La batalla del puente de Montereau, el 18 de febrero de 1814
La Campaña de Francia fue la más bella y la más desesperada de las campañas napoleónicas, llegando los franceses a batirse en proporción de uno contra ocho.

 

LAS DOS DERROTAS

- La Rothière el 1º de febrero.
- Arcis-sur-Aube los días 20 y 21 de marzo.

LA CAMPAÑA

Francia ha iniciado el año 1814 debilitada por la campaña de Rusia (1812) y la campaña de Alemania (1813). Desde enero es invadida por los ejércitos austriaco, ruso y prusiano. Napoleón va a recurrir a su inteligencia de la estrategia y de su maestría de la movilidad en un terreno de batalla para atacar sucesivamente a los Coaligados en el ala izquierda, enseguida la derecha y finalmente al centro. Pero el genio militar y la voluntad sobrehumana del Emperador van a acabar por estrellarse contra las realidades estratégicas y políticas. Las armas francesas van a cubrirse de gloria pero la derrota política es inevitable. El 30 de marzo París caerá después de un furioso combate librado por Marmont y Mortier.
67 días de combate:
Tras su victoria de Briena el 29 de enero y su resistencia vigorosa a 1 contra 4 en La Rothière el 1º de febrero, Napoleón, aun cuando está en movimiento de retirada hacia el oeste, ha sembrado la inquietud en los Aliados; éstos deciden marchar sobre París en dos grupos: al norte el ejército ruso-prusiano de Blücher, llamado de Silesia, progresará por el valle de la Marne. Al sur los austro-alemanes del príncipe Schwarzenberg, dicho de otra forma el ejército de Bohemia, seguirán por el valle del Sena. Es este un magnífico obsequio que hacen sus enemigos a Napoleón, quien podrá concentrar sus débiles fuerzas contra cada adversario, en un va y viene fulgurante y vencedor.

Por desgracia, a principios de marzo la situación militar se ha degradado para el Emperador: Oudinot, derrotado por Schwarzenberg en Daulaincourt se ha replegado detrás del Sena hacia Montereau y el ejército de Bohemia ya no está más que a 50 km de París. La capitulación de Soissons el 2 de marzo le ha permitido a Blücher escapar del aplastamiento y la captura volviendo a pasar el Aisne donde Napoleón había logrado acorralarle.

El 10 de marzo, ya no se trata de atacar; hay que pensar en retirarse mientras aún es posible.
El 30 de marzo en la barrière du Trône, los politécnicos, a los que se han unido veteranos, sirven una batería que barre la avenida de Vincennes por donde llega la caballería de Pahlen. Los alumnos de esta gran escuela entran de esta forma a la leyenda Napoleónica.

El frente cede. París depone las armas. Los últimos disparos son tirados en la barrera de Clichy.
El texto de capitulación es firmado donde Marmont, en su hotel de la rue de Paradis el 31 de marzo. A la hora de la firma, Napoleón se halla en Fontainebleau.

La noche de la batalla de Champaubert, 1814
Óleo de Nicolas Toussaint Charlet (1792-1845)


La noche anterior, poco antes de media noche, había llegado al relevo de postas de Fromenteau, cerca de Juvisy-sur-Orge a unos quince kilómetros de la capital, donde se enteraba por el general Belliard: no solo de la capitulación, sino también de la partida de María-Luisa, del rey de Roma y del gobierno imperial, del repliegue de las tropas al sur de París.
El 6 de abril de 1814, el Emperador abdicará y partirá al exilio.
LA LARGA AGONÍA COMIENZA...

 

TRAS LOS PASOS DEL EMPERADOR, los miembros del Círculo Austerlitz revivieron esta Campaña de Francia en junio de 2007.

Durante dos jornadas soleadas, el pequeño grupo puso sus pasos en los del Emperador. Primero en Reims, donde el presidente André Bessière explicaba cómo el 17 de marzo de 1814 Jean-Rémy Moët, entonces alcalde de la ciudad, albergó al Emperador en su domicilio. Su hogar devenida en nuestros días la sede de los Establecimientos Moët et Chandon recuerda que fue el proveedor de champaña de Su Majestad. Es pues en las célebres cavas que fueron, antes de nosotros, visitadas el 20 de enero de 1806 por Napoleón, que arrancó este fin de semana.

Después de una flauta de champaña « brut impérial », la ruta llevaba a los miembros del Círculo a Brienne-le-Château, antiguamente Brienne-Napoleón, donde tenían una cita con Napolione Buonaparte.

De la época, solo permanece el refectorio de los profesores con los muros revestidos pero deslucidos que, como lo precisaba el guía, tuvo el privilegio de ver al futuro Emperador en su juventud, alumno en la Escuela Real militar del 12 de mayo de 1779 al 30 de octubre de 1784 de donde salió 42º de 58. Entre los documentos en exposición, se puede ver el pergamino fechado el 23 de enero de 1779 donde se precisa Napoleón de Buonaparte nacido el 15 de agosto de 1769 fue aprobado en la nominación del 31 de diciembre de 1778 y no podrá ser recibido hasta que haya dado prueba de su nobleza.
Asimismo, además de las hazañas conocidas del joven Bonaparte en el transcurso de una batalla de bolas de nieve, aquí se puede aprender que los 180 alumnos comían: pan, frutas y agua en el desayuno y en el almuerzo, sopa, carne hervida y postre a medio día, entrada, asado, ensalada y postre en la merienda, el conjunto rociado por vino cortado con un tercio de agua, y las materias que les eran enseñadas: escritura, francés, latín, alemán, historia, geografía, dibujo, música, danza y esgrima. En el programa, Fábulas de La Fontaine, Ensayos de Voltaire, Historia de los Caballeros de Malta, Historia Romana de Tito Livo, Odas de Horacio, el Pro Milone de Cicerón, Plutarco y César.

Hasta 1776, los alumnos portaron un uniforme azul con bocamangas y chaqueta roja, pantaloncillo rojo que era ciertamente el traje de gala y, a partir de 1777, éste fue remplazado por una chaqueta azul y pantalón negro.

Pero Briena, también es la primera victoria de la Campaña de Francia recordada por numerosos grabados y recuerdos ilustrados con muy bellas maquetas. El castillo que fue el cuartel general de Blücher el 29 de enero de 1814, y enseguida el de Napoleón los días 30 y 31 de enero y 1o de febrero, transformado en hospital, no puede ser visitado. Hay que contentarse con saber que la recámara del Emperador se hallaba en la primera planta.
Era la tercera vez que Napoleón venía a Briena puesto que se había detenido ahí la noche del 3 al 4 de abril de 1805 al dirigirse a Italia.

El Emperador Napoleón durante la campaña de Francia
« Para mi pensamiento, Briena es mi patria. Es ahí donde experimenté las primeras impresiones del hombre. » Estas palabras de Napoleón están grabadas en el zoclo de la estatua que le representa y recuerdan la estancia que hizo en la escuela dirigida por los padres Mínimos.

La segunda jornada comienza en Champaubert, ante la columna conmemorativa de la batalla del 11 de febrero erigida en el lugar donde se mantuvo el Emperador durante el combate. En su cima domina el águila desplegada. Sobre el pedestal, numerosas inscripciones evocan los combates. La bola de cañón encastrada en la fachada de la casa que sirvió de cuartel general a Napoleón, frente a la columna erigida en 1866 por su sobrino el emperador Napoleón III, recuerda que el soplo de la Historia pasó por aquí.
De la misma forma, en Vauchamps, un monumento conmemora la batalla del 14 de febrero que vio la derrota de Blücher.

Napoleón se detuvo en el castillo de Montmirail para desplegar en él sus mapas de Estado mayor entre los juros de una biblioteca que le pareció demasiado estrecha, hasta el punto que consideró hacer tirar una pared para ganar espacio.
Para los miembros del Círculo Austerlitz, es el lugar de encuentro con los húsares del 7º regimiento de caballería albergados en las caballerizas, cuartel Curely. El coronel les recibe en la persona de su Presidente y hace presentar las armas. Cada uno hace preguntas a los reconstituyentes que se prestan de buena gana para explicar su alistamiento, luego una cantinera da amplias explicaciones sobre el papel no solo de las cantineras sino también de las vivanderas y lavanderas, mostrando las diferentes partes de los uniformes portados por los húsares del 7º. Así precisa cómo con « una paciencia » hacían brillar los botones de cobre de sus uniformes antes de exhibir un par de zuecos de los que uno contiene paja (el pie izquierdo), el otro heno (el pie derecho). Explicación: Para darse a comprender fácilmente por las reclutas campesinas iletradas, el paja-heno funcionaba mejor que el izquierda-derecha militar para el comando.
Comentarios sabrosos del cirujano que esperaba con sus instrumentos « de tortura » que no dudaba, haciéndonos la « demostración », en provocar retrospectivamente en la asistencia estremecimientos por esos Bravos heridos al servicio del Imperio.
Un herido… hubo uno cuando el joven María-Luisa hizo correr su sangre en el transcurso de la demostración de tiro. Se cortó el dedo al maniobrar su fusil que no pesaba menos de… 3 kilos. Las detonaciones, en cuanto a ellas, no hirieron más que los oídos que no obstante acogieron con placer la salva de honor que saludaba la partida de la delegación del Círculo Austerlitz.

Danièle Bessière.

DOCUMENTOS DE VIAJE: REIMS-BRIENA

 

LOS MARÍA-LUISAS EN LA ROTHIÈRE
P
laca expuesta en el museo del castillo de Briena.
« La noche de La Rothière, Napoleón, antes de romper contacto, manda recobrar el pueblo una última vez por la columna Rottembourg, compuesta por “María-Luisas” (jóvenes reclutas de 19 años). Este ataque hará creer al enemigo que Napoleón retoma la ofensiva; así el enemigo permanecerá en guardia y el ejército francés podrá retirarse durante la noche. Llegados cerca de la iglesia, los María-Luisas, llenos de miedo (no tenían dos meses de servicio) descargan sus fusiles en el aire. El general ruso Olzuvieff, creyendo que quieren rendirse, avanza hacia ellos para recibir su rendición.
El general francés Rottembourg, creyendo a su vez que Olzuvieff quiere rendirse, avanza hacia él. Viendo su equivocación, ambos generales se baten con el sable. El combate homérico de los dos jefes ha permitido a los María-Luisas volver en sí. Los viejos sargentos vuelven a pasar frente a ellos para mostrarles nuevamente cómo se carga un fusil en 12 tiempos. La retirada se efectuará en buen orden. Diez días más tarde, esos mismos María-Luisas devenidos viejos soldados, harán prisionero a Olzuvieff en Champaubert ».

 

Hermosa colección de instrumentos de cirugía de la época del Imperio
 
Cirujano haciendo la demostración de sus instrumentos

 

Castillo de Montmirail donde el Emperador Napoleón se detuvo para desplegar sus mapas de Estado mayor.
 
Bola de cañón encastrada en la fachada de la casa que sirvió de cuartel general al Emperador Napoleón.

 

Columna de Champaubert
 
Columna de Montmirail

 

 
Columna de Champaubert elevada en el lugar donde se encontraba el Emperador Napoleón durante el combate (erigido en 1866 por Napoleón III; en el zoclo las inscripciones evocan los combates y recuerdan la memoria de los bravos caídos en el campo de honor.

 

 
Recepción en el cuartel Curely, caballerizas del castillo de Montmirail, del presidente del Círculo Austerlitz, el Señor Don André Bessière, por un reconstituyente en uniforme de coronel de húsares del 7º regimiento de caballería.
 
Círculo Austerlitz: "Honneur et Patrie".