Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. Jean-Christophe Napoléon, Prince Impérial.
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. Jean-Christophe Napoléon, Prince Impérial.
« NO CREO EN LA MEDICINA, CREO EN CORVISART » (*)
Retrato de Jean-Nicolas, barón Corvisart (1755-1821), primer médico de Napoleón I
Óleo de Edouard Dru.

Por el doctor

Xavier Riaud
Doctor en cirugía dental y en epistemología
Miembro del Comité científico del Instituto Napoleónico México-Francia
Caballero de la Orden de las Palmas Académicas de Francia
Laureado de la Academia Nacional de Cirugía Dental de Francia
Director de « Collection » en las Ediciones L’Harmattan
Miembro de la Asociación de los Escritores Combatientes

Xavier Riaud.
Dr. Xavier Riaud
Traducción al castellano por el Instituto Napoleónico México-Francia ©
Esta página está disponible al público de manera gratuita y puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no sea mutilada, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.
« No os libréis a ideas melancólicas; espero que viváis aún para brindar servicios y para vuestros amigos »
Napoleón, 1814.

Jean-Nicolas nace el 15 de febrero de 1755 en las Ardenas, en Dricourt. Se va muy pronto con su tío que es cura cerca de Boulogne-sur-mer. Donde él, aprende el francés y el latín. A los 12 años, entabla su escolaridad en el colegio Sainte-Barbe. Sus facultades brillantes, su espíritu reflexionado y sus aptitudes deportivas lo distinguen de los demás alumnos. Corvisart conoce al profesor Antoine Petit, célebre anatomista, lo cual resulta determinante (Gourdol, 2010). Comienza entonces estudios en la Escuela de medicina de París en 1777, a semejanza de su padre quien lo predestina a una carrera de abogado, siendo él mismo procurador en el Parlamento de París (Rabusson Corvisart, 1988). Herido en sus sentimientos, le suprime todo subsidio. Vuelto amigo de sus maestros, les prepara las piezas anatómicas que emplean durante sus disecciones. Es en el transcurso de una de ellas que se hiere gravemente la mano izquierda y hubiera probablemente perdido su brazo si Desault, uno de sus mentores, no hubiese estado ahí. Pero, después de haber sido licenciado de la escuela de medicina en 1782, el joven se obstina, vuelve a pasar exámenes y se convierte en doctor regente de la facultad de París el mismo año, después de haber defendido dos tesis. Su padre se queda tranquilo (Rabusson Corvisart, 1988).

En 1783, da cursos de anatomía, de farmacia y de fisiología, siendo su primero acerca del arte de asistir al parto (Rabusson Corvisart, 1988).

Por turno en los servicios de Petit, de Desault, de Vicq d’Azir y de Portal, frecuenta a los nombres más famosos de la medicina del siglo XVIII, aprende de ellos y se gana su respeto. Convertido en doctor regente de la facultad, a Jean-Nicolas le repugna llevar peluca, lo cual constituye un motivo de evicción del hospital de las Parroquias. Entra en funciones en el hospital consagrado a los pobres y se une al hospital de la Caridad en donde conoce a quien se convertiría en un gran amigo, el médico Desbois de Rochefort. Obsesionado por las técnicas de diagnóstico, desarrolla los métodos de percusión puestas a punto por Auenbrugger en 1761. En 1785, Corvisart defiende otra tesis titulada: « Los placeres del estudio de la medicina y las contrariedades de la práctica » (1). Cuando su amigo fallece en 1786, Corvisart toma su continuación y es titularizado en su lugar en 1788. Muy exigente y muy duro, es promovido profesor de patología y de fisiología. Tuvo en su servicio, a Laënnec especialmente, el inventor del estetoscopio (Gourdol, 2010).

Confrontado a la agitación popular y a la política revolucionaria, Corvisart decide permanecer neutro y no tomar partido en los debates. Se sacrifica cotidianamente para restaurar la moral de las tropas.

No obstante, acusa el golpe cuando un decreto de la asamblea legislativa es promulgado en 1792, que menciona la supresión de todas las instituciones médicas de enseñanza. Esta ordenanza es confirmada por la del 8 de agosto de 1793 de la Convención nacional que decreta el cierre de las Facultades y otras organizaciones docentes y la supresión de todas las academias o sociedades culturales. Cualquiera puede ejercer la medicina puesto que ya ningún diploma es requerido. Las escuelas de salud no son reorganizadas más que al fines del año 1794 (Gourdol, 2010; http://www.histoire-empire.org, 2010).
La nueva escuela de salud de París abre sus puertas el 4 de diciembre de 1794. Corvisart es muy naturalmente reclutado para el puesto del profesor Petit que ha fallecido el mismo año. Permanece en dicho puesto hasta 1807. Ahí perfecciona un protocolo basado en el estudio de los síntomas de una enfermedad. Adquiere una notoriedad internacional y ve estudiantes del mundo entero que han asisten a sus conferencias. En 1795, crea una escuela de clínica médica. En 1796, anima la Sociedad Médica de Emulación que ha sido instaurada para discutir problemas que los jóvenes médicos encuentran diariamente. En 1797, las escuelas de salud son incorporadas en la Universidad y el estatuto de los profesores es reforzado. Titular de una cátedra de medicina práctica, vehicula sus ideas innovadoras en el Colegio de Francia, en donde destila su saber. En la Caridad, institucionaliza la observación del enfermo, el examen clínico, la anamnesis y el estudio etiológico. Por directivas suyas, u anfiteatro de anatomía es construido. En 1801, está al mando del « Diario de medicina, cirugía y farmacia » (2) que recibe escritos de los universitarios especialmente (Gourdol, 2010; http://www.histoire-empire.org, 2010).
Corvisart
El joven Jean-Nicolas por Ricord. Academia de Medicina de París.

Es ese año igualmente cuando conoce al Primer Cónsul en julio de 1801, por mediación de Josefina de Beauharnais. Encantado por el hombre y la seguridad de su diagnóstico, Bonaparte se asegura sus servicios y hace de él su Primer Médico. Pero el corso no se queda en eso; manda nombrar a Corvisart al puesto de Médico del gobierno. Tiene por objetivo suplir los Poderes públicos en la prevención contra las epidemias y las enfermedades contagiosas. Es también responsable de la organización y del funcionamiento del servicio de salud de la Casa Imperial. Es en efecto él quien escoge a los médicos susceptibles de llenar funciones ante la Familia Imperial. Las candidaturas son evidentemente legión. La elección no es sino más difícil. Sin embargo, Corvisart la asume con una probidad irreprochable y una sinceridad remarcable para con sus cofrades (Rabusson Corvisart, 1988).

En 1802, detrás de los aforismos principalmente cardiológicos de Laënnec (1802), todo el rigor científico, todo el análisis meticuloso de la etiología de una enfermedad, todo el sentido clínico de Corvisart son palpables (Gourdol, 2010; Rabusson Corvisart, 1988).

Corvisart iba para consulta sus días de servicio que eran el miércoles y el sábado. Venía rara vez de otra forma. Asistía a la hora de levantarse de Napoleón y regresaba para la hora cuando se acostaba. No vacilaba en reprender a su ilustre paciente si este no había respetado a la letra sus prescripciones. El Emperador apreciaba particularmente sus intercambios. Muy desconfiado de los médicos, provocaba a Jean-Nicolas dándole parte de su escepticismo en cuanto a la utilidad de la medicina. Herido en carne viva, Corvisart convenía en la incertitud de las ciencias médicas, pero defendía pie a pie su importancia. Cuidadoso por conservar su autonomía, rechaza todo alojamiento en las Tullerías (Rabusson Corvisart, 1988).

Sus nuevas funciones permiten a Jean Nicolas reformar la medicina en profundidad. Sus preceptos son todavía de rigor hoy en día: la medicina no puede ejercerse más que después de la obtención de un diploma que venga a sancionar estudios; crea una policía de la medicina y de la farmacia; un concurso de internado de los hospitales es instaurado, etc.

Primer médico, cura en 1801 al Primer Cónsul, que presenta malestares digestivos, prescribiéndole un régimen alimenticio estricto. El 14 de julio de 1804, el médico es nombrado Oficial de la Legión de Honor y, el 19 de julio, se convierte en Primer médico del Emperador. Durante 10 años, el médico ya no deja a su ilustre paciente. Italia (1805), Austria (1809), está al lado de su paciente permanentemente. Llamado de urgencia por el doctor Lanefranque que sigue al Emperador, visita en 1809 un campo de batalla en Schönbrunn, por sola y única vez (Rabusson Corvisart, 1988). En 1808, Napoleón ennoblece a su médico y hace de él un barón de Imperio con una dotación de 10 000 francos (http://www.histoire-empire.org, 2010; Gourdol, 2010).

Es Corvisart quien afirma la esterilidad de Josefina y se esfuerza en tratarla. Pero, su paciente le pide siempre más medicamentos. El médico termina por darle un placebo a base de migajón (Gourdol, 2010; Rabusson Corvisart, 1988; http://www.histoire-empire.org, 2010).

En 1806, Corvisart publica su obra de referencia titulada « Ensayo sobre las enfermedades y las lesiones orgánicas del corazón y de los grandes vasos » (3) cuya idea original habría sido sugerida por el propio Napoleón durante una conversación. En 1808, Jean-Nicolas traduce la obra de Léopold Auenbrugger sobre la percusión. En 1809, es el emisario que confirma a Napoleón que María Walewska está encinta. Ese año, asiste a Josefina en plena angustia en su divorcio del Emperador.

En 1811, Corvisart ocupa un escaño en la Academia de Ciencias y es electo en la Academia de Medicina en 1820. Asimismo, es miembro de todas las sociedades culturales de Europa (Dupont, 1999; Gourdol, 2010; Rabusson Corvisart, 1988; http://www.histoire-empire.org, 2010).

El 20 de marzo de 1811, brinda su apoyo a Antoine Dubois, quien asiste el parto de la emperatriz María-Luisa. Comendador de la Orden de la Reunión, es uno de los primeros nominados el 29 de febrero de 1812.

Diario de medicina de Corvisart y Leroux
Ejemplar de enero de 1812. Tomo XXIII, vol. 1; p 1-8.

Cuando Napoleón abdica en 1814, abrumado, sigue a María Luisa de Blois hasta Viena, que deja el 20 de mayo. Retirándose al campo del que no sale sino muy rara vez, deja una primera vez el mundo médico. A pesar de todo, no duda en mantener un ojo sobre la imperial esposa y sobre su hijo al que acompaña en la vida como un viejo maestro. Es también al recibir la noticia de la nueva abdicación que sufre su primera crisis de apoplejía (Gourdol, 2010; Rabusson Corvisart, 1988; http://www.histoire-empire.org, 2010).

Al enterarse de su comportamiento en vísperas de su partida hacia la isla de Elba, el Emperador derrocado le habla como sigue: « He visto con placer la buena conducta que habéis tenido estos últimos tiempos en los que tantos otros se han portado mal. Os lo agradezco y eso confirma la opinión que había concebido de vuestro carácter. Dadme noticias de María Luisa y no dudéis jamás de los sentimientos que tengo por vos; no os libréis a ideas melancólicas y espero que viváis todavía para brindar servicios y para vuestros amigos » (http://www.histoire-empire.org, 2010; Gourdol, 2010) .

Corvisart ve el número de sus discípulos multiplicarse. Convertido en miembro de la Academia de Medicina, la mayoría de los futuros compañeros que la integran han sido sus alumnos: Laënnec, Bichat, Dupuytren, Broussais, Bayle, Bouillaud, etc. (Halls Dally, 1941; Davies & Hollman, 1997).

Durante los Cien Días, vuelve a ser Primer médico del Emperador. Se retira después de Waterloo. Alcanzado por el límite de la edad, se encarga de la elección del médico que debe partir con Napoleón a la isla de Santa Helena. Es uno de los últimos en saldar a Napoleón antes de que inicie su periplo hacia Rochefort. Napoleón dirá de él que era « un hábil y un honesto hombre » (http://www.histoire-empire.org, 2010; http://napoleonbonaparte.wordpress.com, 2008).

En 1816, es golpeado por la hemiplejia. Cesa todas sus actividades médicas y se ve lentamente declinar.
Sufriendo crisis de apoplejía repetidas, halla la muerte el 18 de septiembre de 1821, en Courbevoie.

Está enterrado en el cementerio de Athis-Mons el Essonne.

Una calle y una estación de metro de París llevan su nombre. En 1964, un timbre con su efigie de 0,20 francos es emitido por los Correos de la República francesa (Bouchon & Grau, 2008-2010).

Instituto Napoleónico México-Francia , INMF.

(*) Napoleón.

NOTAS:
1) Les Agréments de l’étude de la médecine et les désagréments de la pratique.
2) Journal de médecine, chirurgie et pharmacie.
3) Essai sur les maladies et les lésions organiques du cœur et des gros vaisseaux.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:
Bibliothèque Interuniversitaire (BIUM), communication personnelle, Paris, 2010.
Bouchon L. A. & Grau D., « Jean Nicolas Corvisart (1755-1821), Premier médecin de l’Empereur, commandeur de la Légion d’honneur, baron de l’Empire », in http://www.napoleon-empire.net, 2008-2010, pp. 1-3.
Corlieu Auguste, Centenaire de la Faculté de Médecine de Paris (1794-1894), Alcan – Baillère – Doin – Masson (éd.), Paris, 1896.
Davies M. K. & Hollman A., « Jean Nicolas Corvisart (1755-1821) », in Heart, 1997; 78: 4.
Dupont Michel, Dictionnaire historique des Médecins dans et hors de la Médecine, Larousse (éd.), Paris, 1999.
Gourdol Jean-Yves, « Jean-Nicolas Corvisart des Marets, Dricourt 1755 – Paris 1821, Premier médecin de Napoléon », in http://www.medarus.org, 2010, pp. 1-6.
Halls Dally J. F., « Life and Times of Jean Nicolas Corvisart (1755-1821) », in Proceedings of the Royal Society of Medicine, 1941 March; 34 (5): 239-246.
http://www.histoire-empire.org, Jean-Nicolas Corvisart (1755-1821), Premier médecin de Napoléon, 2010, pp. 1-4.
http://napoleonbonaparte.wordpress.com, Jean Nicolas Corvisart (1755-1821), baron d’Empire, 2008, pp. 1-7.
Rabusson Corvisart Didier, « Avis au lecteur », in Essai sur les maladies et les lésions organiques du cœur et des gros vaisseaux par Corvisart J. N. (3ème édition de 1818), Pariente (éd.), París, 1988, pp. 7-41.