Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
¡Apoye al INMF!  - Soutenez l'INMF!
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. Jean-Christophe Napoléon, Prince Impérial.
 
Association des Membres de Palmes Académiques,  AMOPA.
Bicentenario de la creación de
LAS PALMAS ACADÉMICAS
Presentación de la Asociación de los Miembros de la Orden de las Palmas Académicas, AMOPA
Association des Membres de Palmes Académiques,  AMOPA.
Palmas Académicas
Grado de Comendador
Presentación y traducción del Instituto Napoleónico México-Francia ©
Esta página está disponible al público de manera gratuita y puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no sea mutilada, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.
Prof. Sir Eduardo Garzón-Sobrado, Presidente-fundador del INMF.

PREÁMBULO Y AGRADECIMIENTO
Señor Inspector General Don Jacques Treffel,
Presidente de la AMOPA
Comendador de la Legión de Honor,
Comendador en la Orden nacional del Mérito,
Comendador de las Palmas Académicas,
Caballero del Mérito Agrícola, Corresponsal de la Academia de Bellas Artes.
Por el Profesor
Sir Eduardo Garzón-Sobrado
De la Academia Nacional de Historia y Geografía (ANHG/UNAM).
Presidente-fundador del Instituto Napoleónico México-Francia
.
A través de su decreto del 17 de marzo de 1808, que define la organización de la Universidad Imperial, el Emperador Napoleón crea uno más de los grandes símbolos que siguen vigentes hasta nuestros días y componen el rico fresco de las instituciones y condecoraciones civiles francesas, las PALMAS ACADÉMICAS.
Al momento de su creación, las Palmas Académicas no son una condecoración o una orden nobiliaria, sino una insignia de función. Si es verdad que la palabra « orden » (ordre) aparece efectivamente en el acto fundador, debe tomarse en cuenta en género femenino y en un sentido etimológico, pues el texto establece el «orden jerárquico, el rango de los miembros titulados de la enseñanza pública, la distribución metódica de los agentes de un gran servicio nacional».
La función de las Palmas académicas era « designar funcionarios de la instrucción pública emplazados en los grados superiores de la jerarquía, o puestos a la luz por sus actividades o talentos »; son pues una recompensa destinada a honrar a los miembros eminentes de la Universidad con el objetivo de « distinguir las funciones eminentes y recompensar los servicios prestados a la enseñanza ». Consistiendo en tres títulos honoríficos (titular, oficial de la universidad y oficial de las academias), físicamente, la distinción consistía en una doble palma conformada por una palma y un ramo de olivo (Artículo 33), bordada en la parte izquierda de la toga profesoral y portada sobre el pecho del docente. Respeta algunas variantes: es de seda azul y blanca para los oficiales de la Academia, de plata para los oficiales de universidad y de oro para los Titulares, es decir los Grandes Dignatarios.
En el futuro, durante el reinado de Napoleón III, las Palmas Académicas, que adoptarán finalmente su característico listón tornasolado violeta que les valdrá la apelación familiar de « Legión violeta », conocerán una importante evolución, que hará de ellas una institución de gran vivacidad y en constante desarrollo. A continuación, conoceremos dicho proceso gracias a los artículos, amablemente puestos a la disposición del INMF por la Asociación de los Miembros de la Orden de las Palmas Académicas, AMOPA. Pero ante todo, el INMF desea extender su especial agradecimiento al Presidente de la AMOPA, el Sr. Inspector General Don Jacques TREFFEL, quien honra a nuestro Instituto brindándonos la oportunidad de presentar al público internacional de habla hispana no solo los textos mismos, sino a la propia AMOPA, institución a la cual define como « una gran familia solidaria en la que quienes la componen están ligados por una durable amistad hecha de apego a valores comunes de respeto al otro, de cultura y de devoción [que se] dedican a una obra rica de un muy gran humanismo ».

Association des Membres de Palmes Académiques,  AMOPA.

Las Palmas Académicas, instituidas por Napoleón, bajo esta denominación en 1808, debían honrar a los miembros de la Universidad, creada al mismo tiempo.

El Emperador Napoleón en traje del Palacio
Dibujo de Auguste Garneray (1785-1824).

No componían una Orden, en el sentido en que lo entendemos en nuestros días, sino que correspondían a títulos honoríficos atribuidos a una función y estaban bordadas en el hombro izquierdo del traje reglamentario. Hallamos en el decreto del 17 de marzo de 1808 tres títulos destinados a distinguir funciones eminentes y a recompensar los servicios prestados a la enseñanza:

1) los « titulares »: Grandes Maestros de la Universidad, Cancilleres, Tesoreros, Consejeros vitalicios.
2) los « oficiales de la Universidad »: Consejeros ordinarios e Inspectores de la Universidad, Rectores e Inspectores de Academia, Decanos y Profesores de facultad.
3) los « oficiales de las Academias »: Provisores, Censores, Profesores de las dos primeras clases de los liceos, Principales de los colegios y, a título excepcional, otros profesores de liceo, regentes de los colegios o jefes de instituciones.

A esos títulos correspondían tres modelos de dobles palmas bordadas respectivamente en oro, en plata o en seda azul y blanca.

Originalmente, la enseñanza primaria no estaba concernida. Un decreto del 9 de diciembre de 1850 redujo a dos, las distinciones honorificas especialmente atribuidas a los miembros de la enseñanza: oficiales de Academia, oficiales de la Instrucción pública; pueden ser otorgadas a institutores, tras quince años de servicio y – corolario de la ley Falloux – a miembros de la enseñanza privada. Dichas distinciones son entonces conferidas por el ministro de la Instrucción pública por propuesta de los rectores tras opinión de los Consejos Académicos.

Fue Napoleón III quien tuvo el mérito, por iniciativa de su ministro Victor Duruy, de hacer en 1866 de las Palmas Académicas una condecoración oficial que se pudiera desasir, unirse a las insignias de otras órdenes y que podría ser atribuida a personas no docentes que no pertenecieran al mundo universitario pero que hubiesen prestado, por su acción, servicios señalados a la educación.
En fin, el decreto del 4 de octubre de 1955, firmado por el presidente René Coty, siendo Edgar Faure presidente del Consejo y Jean Berthoin ministro de la Educación nacional, instituyó la Orden de las Palmas Académicas, comportando los tres grados de Caballero, Oficial y Comendador. El general de Gaulle insistió en mantenerla cuando, en 1963, creó la Orden nacional del Mérito destinada a substituir múltiples otras órdenes y condecoraciones que se habían multiplicado en el transcurso del último siglo.

Estas tres fechas esenciales: 1808, 1866, 1955 están grabadas en el reverso de la medalla de la AMOPA, fundida en 1976; lleva en el anverso una fórmula tomada del filósofo griego Heráclito « le soleil est nouveau tous les jours » (el sol es nuevo todos los días), convertida de alguna manera en la divisa de nuestra asociación.
Palmas Académicas
Grado de Caballero

Association des Membres de Palmes Académiques,  AMOPA.

 

De 1808 a nuestros días: periodos cronológicos
LAS INSIGNIAS Y SU EVOLUCIÓN 

Por el señor

Régis Singer
Profesor en el conservatorio, miembro de la sección AMOPA París IX - X – XI
Pr. Régis Singer
Texto extraído de una conferencia pronunciada en la alcaldía del XIº distrito de París, el jueves 3 de febrero de 2005, publicada en la Revista de la AMOPA n° 168, de abril de 2005

 

I – EL 1er PERIODO (DE 1808 A 1850)

Por la ley del 10 de mayo de 1806, completada por el decreto del 17 de marzo de 1808, Napoleón crea bajo el nombre de « Universidad », la organización nacional de la enseñanza. El artículo 32 del decreto instaura tres títulos honoríficos destinados «a distinguir las funciones eminentes y recompensar los servicios prestados»:
Estos títulos, si recompensaban los talentos eran pues atribuidos también de pleno derecho a ciertas altas funciones:

• Los « titulares »: grande maestros de la universidad, cancilleres, tesoreros, consejeros vitalicios;
• Los « oficiales de la universidad »: consejeros ordinarios e inspectores de la universidad, rectores e inspectores de academia, decanos y profesores de facultad;
• Los « oficiales de las academias »: provisores, censores, profesores de las dos primeras clases de los liceos, principales de los colegios y, a título excepcional, otros profesores de liceo, regentes de los colegios o jefes de instituciones.

El artículo 33 de aquel decreto describe una condecoración que constituirá en una doble palma (una palma y un ramo de olivo) bordada en el lado izquierdo del pecho: en oro para los titulares, en plata para los oficiales de universidad, de seda azul y blanca para los oficiales de academia. Estas Palmas no son pues una condecoración propiamente hablando, es decir una medalla suspendida de un listón, sino que forman parte de un atuendo universitario del que no pueden ser separadas, puesto que están bordadas. Solo portan las Palmas los funcionarios revestidos de la toga de la universidad.

Palmas Académicas
Palma de Titular bordada en oro

 

2 – EL 2º PERIODO SE ESPACIA DE 1850 A 1866

En 1850 un decreto publicado, modifica el espíritu de las Palmas universitarias al autorizar su atribución a categorías de personas no previstas entonces por los textos, en especial a los personales de la enseñanza elemental; al título de « oficial de la universidad » se substituye el título de « oficial de la instrucción pública ». La ley Falloux, que crea la escuela libre en 1850, permite atribuir dichas Palmas tanto a los miembros de la enseñanza pública como a los de la enseñanza privada.
Los tres grados del Imperio son pues suprimidos en provecho de dos solamente: « oficial de academia », « oficial de la instrucción pública ».
El decreto del 24 de diciembre de 1852, que reglamenta el atuendo oficial de los dignatarios de la instrucción pública, suprimió, en las ceremonias de la corte, el porte de la toga universitaria para remplazarlo por el traje a la francesa que, para los simples miembros del cuerpo de docente, era un traje de calle negro con una palma bordada de seda violeta en la parte izquierda del pecho. Por primera vez, las Palmas Académicas son separadas de la toga del profesor. Algunas decisiones ministeriales de inicios del Segundo Imperio instituyen, para los « oficiales de academia », una doble palma de plata abrochada en un listón de seda tornasolada y portada en el ojal; para los « oficiales de la instrucción pública » la misma palma bordada de oro.


3 – EL 3er PERIODO (DE 1866 A 1955)

En su reporte, el ministro Victor Duruy hace observar al Emperador que las insignias bordadas no pueden ser portadas por quienes no tienen atuendo oficial, en especial los institutores. «Ruego a Vuestra Majestad, añade el reporte, tener a bien, firmando el decreto adjunto, regularizar la costumbre que se ha instituido, de portar un listón con un bordado que permitiría al institutor rural ganar, por medio de buenos servicios, la insignia que el ministro de la Instrucción pública se honra de portar en las ceremonias oficiales, como los mariscales de Francia que portan la Medalla militar que Vuestra Majestad confiere a simples soldados».

Napoleón III tuvo el mérito, por iniciativa de su ministro Victor Duruy, por decreto del 7 de abril de 1866, de hacer de las Palmas académicas una condecoración oficial que se podía desasir, unirse a las insignias de otras órdenes y que podrían ser atribuidas a personas no docentes, que no pertenecieran al mundo universitario pero que hubiesen prestado, por su acción, servicios señalados a la educación.
Una vez desaparecido el bordado, los « oficiales de academia » portaron en el ojal la doble palma de plata suspendida de un listón de seda negro tornasolado, los « oficiales de la Instrucción pública » la doble palma de oro suspendida de un listón idéntico portando una roseta.
Esta condecoración portátil, en forma de una insignia metálica, estaba suspendida de un listón tornasolado violeta. En aquella época, las dos palmas eran diferentes: la de la izquierda era una palma conformada por follaje de olivo guarnecido de olivas, la de la derecha de laureles. En la antigüedad, el olivo era considerado como símbolo de sabiduría, de paz, de abundancia y de gloria; el laurel es el símbolo del éxito: se coronaba con laurel – árbol de Apolo – a los vencedores de los juegos y de los concursos.

El emperador Napoleón III en uniforme
Daguerreotípo de la casa Bisson Frères.
 
Oficial de la Universidad Imperial

El decreto va a instituir la condecoración moderna, es decir un listón violeta tornasolado portando suspendidas dos palmas. Pero el listón solo no podía ser portado en el ojal, había que portar la condecoración completa. Una nota oficial, publicada en el Moniteur del 20 de septiembre de 1866, recordó que, según la legislación general sobre las distinciones honoríficas en Francia, solo el listón de la Legión de Honor podía ser portado sin la condecoración; para todas las demás medallas, era preciso portar las insignias completas.
El uso, tolerado por el ministerio, consistió, no obstante, en portar en el ojal el listón violeta o su roseta violeta, según el grado del titular.

La IIIa República, por medio de un decreto del 26 de diciembre de 1885, reglamentó la nueva condecoración autorizando su porte, en forma ya sea de listón o de roseta, ya sea de condecoración completa.
En 1927, una propuesta de ley tiende a crear un grado de comendador en la orden de la instrucción pública; no recibe el acuerdo del gobierno. El 25 de noviembre de 1954, Marcel-Edmond Naegelen, diputado, ex-ministro, forma ante el consejo de la Asamblea nacional la misma proposición que fracasa igualmente.
No es hasta el 4 de octubre de 1955 que, por iniciativa de Jean Berthouin, entonces ministro de la Educación nacional, es presentado un proyecto que crea una orden de las Palmas académicas con tres grados: caballero, oficial, comendador, que instituye además un consejo de la orden que vela por la disciplina de dicha orden.
Se precisa, por vez primera, que el listón no puede ser llevado sin la condecoración, que los oficiales portan una roseta y los comendadores una roseta sobre un galón de plata.

 
Association des Membres de Palmes Académiques,  AMOPA.
Cuadro evolutivo de las Palmas Académicas

 

4 – FINALMENTE, EL 4° PERIODO (DE 1955 A NUESTROS DÍAS)

El decreto del 4 de octubre de 1955, firmado por el presidente René Coty, siendo Edgar Faure presidente del Consejo y Jean Berthoin, ministro de la Educación nacional, instituyó una orden que comprendía tres grados, que substituían a las distinciones honorificas de las Palmas académicas: el de caballero, el de oficial, y finalmente el de comendador.

La creación de la orden nacional del Mérito por el general de Gaulle por decreto del 3 de diciembre de 1963 suprimió trece órdenes ministeriales existentes así como cinco órdenes coloniales. A petición del ministro Christian Fouchet, el general de Gaulle decidió conservar la orden de las Palmas académicas. Fueron igualmente mantenidas las tres órdenes siguientes en virtud ya sea de su antigüedad, de sus caracteres propios, o finalmente de su prestigio:

- La Orden del Mérito Agrícola modificada el 15 de junio de 1959 pero que remontaba al 7 de julio de 1883;
- La Orden del Mérito Marítimo, fundada el 9 de febrero de 1930;
- Finalmente, la Orden de las Artes y las Letras que, creada el 2 de mayo de 1957, era la más joven de esas órdenes.

En 1955, al momento de la creación de los tres grados, se decidió igualmente cambiar las insignias. Fue el maestro en hierro forjado Raymond Subes, miembro del Instituto, quien dibujó las nuevas insignias conformadas por dos palmas idénticas de follaje de laurel.
Cuando fue creada, dos años más tarde, en 1957, la orden de las Artes y de las Letras, Jacques Bordeneuve, su creador, pidió muy naturalmente a Raymond Subes que crease las insignias de esta nueva orden.

El Sr. René Coty (1882-1962)
Presidente de la república francesa.

 

5 - LAS INSIGNIAS ACTUALES DE LA ORDEN DE LAS PALMAS ACADÉMICAS

La insignia actual se compone de una doble palma de hojas esmaltadas de violeta. La insignia de caballero es de plata, su dimensión es de 35 mm.
La insignia de oficial, igualmente de 35 mm, es de oro. Su listón está guarnecido con una roseta de 22 mm de diámetro.
Para los comendadores, las palmas son también de oro, esmaltadas de violeta, pero su dimensión es de 60 mm. Están además, rematadas por una corona de sujeción de 30 mm de altura conformada por 6 olivas de oro esmaltadas de violeta. Un anillo plano de 30 mm rodea el listón.
Hacemos notar que las dos palmas colocadas al pecho son disimétricas: la de la izquierda posee 12 hojas, la de la derecha, 11 hojas, o sea un total de 23 hojas. Las hojas superiores de las dos palmas se cruzan armoniosamente en su cima.

6 – EL COLOR VIOLETA DEL LISTÓN: ¿POR QUÉ ESTA ELECCIÓN?

La insignia está suspendida de un listón tornasolado de color violeta de 32 mm que comporta una roseta de 22 mm para los oficiales. La insignia de los comendadores está suspendida de una corbata de la misma anchura.
El color violeta siempre ha sido el del conocimiento y la sabiduría. Designa igualmente la autoridad. Era también la marca de luto en la corte de Francia y era y es todavía el color de los velos posados sobre el féretro durante las ceremonias mortuorias. Este color es también símbolo de la espiritualidad.
Nacido de la unión del rojo y del azul, dos colores de personalidades totalmente opuestas, el violeta y los demás tintes de su familia como el malva y el púrpura sugieren ora misterio, riqueza y delicadeza, ora malestar turbio o provocación. Estos colores poseen una suerte de doble personalidad que siempre les ha valido reacciones muy variadas. El azul y el rojo se equilibran en el violeta que significa así el amor de la verdad y la verdad del amor.
Los obispos están vestidos de violeta. Este color es muy empleado en todas las religiones pues simboliza la intensa espiritualidad, el pacifismo y la originalidad individualista.
Además, ayuda a combatir los sentimientos de inferioridad o de culpabilidad. Se afirma que el malva calma las angustias.
El color violeta simboliza también el sufrimiento, la melancolía, el pesar y la penitencia. Crea pues una atmósfera espiritual o meditativa, impregnado de sensibilidad, de compasión y de creatividad.
Según los psicólogos del color, el violeta contribuye al equilibrio y está ligado al sentido artístico y musical, a los grandes ideales, a la intuición y a la espiritualidad. Este color encierra una melancolía cierta, melancolía que puede ser fuente de creación. Es así como el violeta es muy utilizado en el arte.
En poesía, está muy presente pues evoca un universo nostálgico y poético: esto se verifica por los numerosos poemas que hacen alusión a él. Con la tinta violeta de los alumnos de antaño, cuyo olor acre y el color llaman al espíritu la imagen bien conocida del « Gran Meaulnes ». También con la mar violeta, evocada por Homero y por Marcel Proust en el homenaje a Homero, evidentemente.
En pintura: el violeta, color complementario del amarillo, es a menudo utilizado en el impresionismo y en la abstracción lírica.
Palmas Académicas
Grado de Oficial.

 

7 – LA ANCHURA DEL LISTÓN

La anchura oficial del listón es de 32 mm, aunque se encuentran hoy listones de una anchura de 36 mm.
Los listones de nuestras condecoraciones francesas no tienen todos la misma anchura: ésta, se espacia de 28 mm (medalla de la Aeronáutica y medalla de honor del Trabajo), pasando por 30 mm, 32 mm la de nuestra orden y la de la medalla de la Familia francesa, 32, 34, 35, 36, 37 mm para nuestras dos órdenes nacionales y para el de la orden de las Artes y las Letras; finalmente 38 mm para las dos Cruces de guerra.
Se encuentran, en las tiendas especializadas, nuevas insignias que no están realizadas en plata, sino en zamac, una aleación a base de zinc adicionado de aluminio, de magnesio y de cobre muy utilizado en construcción mecánica. ¿Quién no conoce los cochecitos Dinky Toys fabricados con zamac? Esta aleación, menos pesada que la plata y también menos oneroso y menos noble. Las palmas de las insignias están simplificadas y así los recortes, desbarbados, remoción de rebabas, pulidos son reducidos, así como el precio, ¡pero en detrimento de la belleza! Estas insignias están suspendidas de listones que no tienen la talla reglamentaria, al igual que la de la roseta que guarnece los listones de las insignias de oficial. Solo las insignias fabricadas por la Monnaie de Paris (Casa de Moneda de París) son conformes a las normas oficiales. Portan todas por cierto, al reverso, el cuño de la Monnaie de Paris, el cuerno de la abundancia, situado en la parte baja de la insignia.

Las Palmas académicas pueden ser otorgadas a los extranjeros y a los franceses que residen en el extranjero y contribuyen activamente a la expansión de la cultura francesa en el mundo.

Association des Membres de Palmes Académiques,  AMOPA.

Association des Membres de Palmes académiques,  AMOPA.
PRESENTACIÓN DE LA AMOPA
Association des Membres de Palmes académiques,  AMOPA.
Association des Membres de Palmes Académiques,  AMOPA.
La ASOCIACIÓN DE LOS MIEMBROS DE LA ORDEN DE LAS PALMAS ACADÉMICAS (AMOPA), creada en 1962 y puesta bajo el alto patronato del Presidente de la república francesa, del Ministro de la Educación Nacional y del Gran Canciller de la Legión de Honor, está reconocida de utilidad pública desde 1968.
Está compuesta por hombres y mujeres recipiendarios de la «condecoración violeta», es decir las Palmas Académicas. Ésta condecoración recompensa los servicios prestados a la juventud.
Cuenta, hoy, con 157 secciones, en Francia metropolitana, en los departamentos de Ultramar, y en el extranjero. Está presente en los cinco continentes. Reúne a 30,000 adherentes. La AMOPA ofrece a sus miembros la posibilidad de encontrarse en el transcurso de sus actividades culturales en un clima de calurosa amistad. Es una encrucijada y una red de competencias y de generaciones. Conforma una gran comunidad humana y cultural, calurosa, respetuosa de unos y otros. Reuniendo a las élites intelectuales esparcidas por el mundo, realiza una suerte de sociedad ideal, fundada no sobre el provecho sino en un profundo humanismo.
Revista de la AMOPA, especial del bicentenario de las Palmas Académicas, abril de 2008.

Habiendo abrazado la abundancia del fin de siglo y de milenio, y participado en todas las vibraciones de su época, la aventura fuera de lo común de la AMOPA se aparenta a una empresa más rica en descubrimientos, en admiraciones, en experiencias humanas de todas las sagas que recuerda la historia o que han podido inventar el cine o la literatura.

« La revue de l’AMOPA » (revista de la AMOPA), trimestral, y los « Cahiers de la Fondation » (cuadernos de la Fundación) son los órganos de información y de comunicación de los miembros de la Asociación. La asamblea general estatuaria se lleva a cabo en el marco del congreso de Pentecostés, que reúne cada año a cerca de quinientos representantes de las diferentes secciones.

La AMOPA es primeramente un lugar de valorización de los docentes que sirven a Francia con devoción, desinterés y discreción; acoge a un mundo cultivado, vivo, gozoso, cuya divisa es Servir y compartir. Las letras, las artes, las ciencias, la tecnología, la pedagogía, la sociología, la economía, ¡todos los mundos se encuentran en la AMOPA!
A todo lo largo del año, la asociación propone a sus miembros innumerables encuentros, conferencias, conciertos, exposiciones, viajes, excursiones. Reúne a sus miembros músicos en una coral y una orquesta de muy buen nivel.
El Presidente de la AMOPA, el Sr. Inspector General Don Jacques Treffel, piensa en el futuro y evoca « los caminos del porvenir », refiriéndose a la expresión del Señor Maurice Druon: ser « mantenedores de civilización ».

 

PARA SABER MÁS:

La AMOPA edita una revista trimestral, « La revue de l’AMOPA », cuyo tiraje alcanza más de 30,000 ejemplares. El Canal Académie, estación oficial de radio de la Academia Francesa, le ha consagrado ya una emisión específica.

COMPOSICIÓN

Presidente
Sr. Inspector General TREFFEL, miembro corresponsal del Instituto de Francia
Vicepresidentes
Sr. Inspector general AUBA, miembro corresponsal del Instituto de Francia
Sr. BOISMENU, inspector general del Equipo
Sr. FORESTIER, profesor emérito en la Sorbona
Sr. RAVENEL, presidente de honor de la AFDET, ingeniero de las A.-M.
Secretario general
Sr. DUCHER, provisor honorario
Secretario general adjunto
Sr. LOUPIAS, profesor catedrático honorario
Tesorero general
Sr. MOURICHON, presidente de honor de la Sociedad de contabilidad de Francia
Miembros
Sra. MASSARD, inspector de academia honoraria
Sra. POUJADE, IPR, inspector de academia honoraria
Sr. BEAUCOURT, profesor catedrático honorario
Sr. COLPIN, exdirector de la escuela nacional de Química, Física, Biología de París
Sr. VUILLEMIN, profesor en la universidad de Artois
Miembros asociados
Sr. PRUVOST, profesor en la universidad de Cergy-Pontoise
Sr. RIGOREAU, consejero de administración escolar y universitaria honoraria
Secretario general administrativo adjunto
Sr. GUIBERT, agregado principal de administración central honorario.

SECRETARÍA NACIONAL

Association des Membres de l’Ordre des Palmes Académiques
30 avenue Félix-Faure - 75015, París, FRANCIA
Tel.: 01.45.54.50.82
Fax: 01.45.54.58.20
Abierto (salvo el sábado) de 9h a 12h y de 14h a 17h (viernes 16h).
Correo electrónico: amopa@wanadoo.fr