Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
“Los Amigos del INMF” – “Les Amis de l’INMF”
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
¡Apoye al INMF!  - Soutenez l'INMF!
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. & R. Jean-Christophe, Prince Napoléon..
Castellano
NAPOLEÓN
POR ÉL MISMO
Français
 
Traducción al castellano por el Instituto Napoleónico México-Francia ©.
Esta página está disponible al público de manera gratuita y puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no sea mutilada, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.

 

«En mi carrera, se señalarán faltas, sin duda; pero Árcole, Rívoli, las Pirámides, Marengo, Austerlitz, Jena, Friedland, eso es granito; el diente de la envidia nada puede contra ello…
¿Qué es el nombre de Emperador? Una palabra como otra. Si no tuviera otros títulos que ese para presentarme ante la posteridad, se reiría en mi nariz. Mis instituciones, mis beneficios, mis victorias, he ahí mis verdaderos títulos de gloria. Que se me llame corso, cabo, usurpador; ¡poco me importa!...
Después de todo, podrán sustraer, suprimir, mutilar: les será bien difícil hacerme desaparecer totalmente. Un historiador francés se verá sin embargo obligado a abordar el Imperio; y, si tiene corazón, habrá de restituirme algo, de darme de mi parte, y su tarea será fácil; pues los hechos hablan, brillan como el sol...
He cerrado el abismo anárquico y desembrollado el caos. He desmancillado la Revolución, ennoblecido a los pueblos y afianzado a los reyes. He excitado todas las emulaciones, recompensado los méritos y alejado los límites de la Gloria. Todo eso sí es algo. Y luego, ¿de qué podría atacárseme sin que un historiador pueda defenderme? ¿Serían mis intenciones? pero tendrá materia para absolverme. ¿Mi despotismo? pero demostrará que la dictadura era de toda necesidad. ¿Se dirá que estorbé la libertad? pero probará que la licencia, la anarquía y los grandes desórdenes estaban aún en el umbral de la puerta. ¿Se me acusará de haber amado demasiado la guerra? Pero demostrará que siempre fui atacado. ¿De haber querido la monarquía universal? pero hará ver que ésta no fue sino la obra fortuita de las circunstancias, que fueron nuestros enemigos mismos quienes me condujeron a ella paso a paso. En fin, ¿será mi ambición? ¡Ah! Sin duda, la encontrará en mí, y mucha; pero de la más grande y de la más alta que hubo tal vez jamás, la de establecer, de consagrar al fin el imperio de la razón y el pleno ejercicio, el entero gozo de todas las facultades humanas. Y aquí el historiador tal vez se encontrará reducido a lamentar que una tal ambición no haya sido cumplida, satisfecha...»
Instituto Napoleónico México-Francia.
Mascarilla mortuoria del Emperador Napoleón I
Positivo más antiguo conocido, derivado del molde primigenio obtenido por el Dr. Francis Burton en Longwood y llevado de Santa Helena a Europa por el Dr. Francesco Antommarchi. Museo de Malmaison.
(…) En bien pocas palabras, he aquí sin embargo toda mi historia...
Miles de siglos transcurrirán, antes de que las circunstancias acumuladas sobre mi cabeza vayan a escoger a otro en la multitud, para reproducir el mismo espectáculo.
Napoleón I al conde de Las Cases, Memorial de Santa Helena.

Instituto Napoleónico México-Francia , INMF.