Armas del Emperador Napoleón I.
Honneur et Patrie

Medalla Memorial Conde de Las Cases.

El Instituto Napoleónico-México Francia y las ediciones Économica presentan: Medalla Memorial Conde de Las Cases.
NAPOLEÓN, DEFENSOR INMOLADO DE LA PAZ
Napoléon, défenseur immolé de la Paix
Obra laureada del II Premio Memorial Conde de Las Cases al Mejor Libro Internacional, 2007
Instituto Napoleónico México-Francia.
INMF
     
Editions Économica, Francia.
Nombrado Mejor Libro Napoleónico en Francés; II Premio Memorial Conde de Las Cases 2007.
Portada de la obra
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
 
Library Journal, 1/15/2008, EE.UU.

Franceschi, Michel & Ben Weider. The Wars Against Napoleon: Debunking the Myth of the Napoleonic Wars. Savas Beatie, dist. by Casemate Pub. Jan. 2008. c.248p. illus. maps. index. ISBN 978-1932714-37-1. $32.95. HIST

Según estos autores, es un mito de las guerras napoleónicas el que Napoleón fuera un conquistador megalómano que desangró a Europa hasta dejarla exangüe para satisfacer su insaciable amor por la guerra.
Ciertamente, tal es la más ampliamente impresa y aceptada descripción de la motivación de Napoleón. Después de todo, la historia está escrita por los vencedores.
En este libro, sin embargo, el general francés retirado Michel Franceschi y Ben Weider (coautor con Sten Forshufvud de Assassination at St. Helena Revisited) presentan un convincente retrato revisionista de Napoleón como fundamentalmente pacifista.
Basan esto en tres sólidos temas: primero, que las monarquías europeas se opusieron determinadamente a la continuidad de la Francia revolucionaria; segundo, que Napoleón hizo esfuerzos constantes para sortear los inevitables conflictos; y tercero, que Napoleón nunca declaró la guerra, como lo señaló él mismo en Santa Helena. En cada una de esas aéreas los autores argumentan consistentemente, persuasivamente, e intelectualmente sobre lo que es, esencialmente, el otro lado de la historia. Seguramente provocarán debate dentro de la comunidad histórica dondequiera que haya interés por este periodo.
Recomendado para todas las bibliotecas en añadidura a sus colecciones Napoleónicas. David Lee Poremba, Keiser University, Orlando, FL.

******

Book Review: The Wars Against Napoleon: Debunking the Myth of the Napoleonic Wars by General Michel Franceschi and Ben Weider.

Batiendo otro mito napoleónico -
El Nuevo y sobresaliente libro de Weider y Franceschi’s sacude el mito de las sedicentes “Guerras napoleónicas” y obliga a una largamente debida revaluación de la imagen de Napoleón meramente como un “conquistador amante de la guerra” (…) Armchair General califica este libro con CINCO ESTRELLAS, nuestra más alta evaluación). Doctor Jerry D. Morelock, Editor en Jefe de ARMCHAIR GENERAL.

******

Colocando los logros civiles, diplomáticos y militares de Napoleón en el contexto de la contrarrevolución europea, Weider y Franceschi adoptan una actitud firme contra la imagen ampliamente adoptada de Napoleón en tanto que “conquistador amante de la guerra”. En cambio, argumentan que Napoleón fue un hombre de paz que fue forzado a la guerra por un Antiguo Régimen implacable que lo veía como la encarnación de la Revolución.
Amplio de alcance al tanto que agudo en su enfoque, es seguro que este libro iconoclasta estimulará un apasionado debate entre especialistas y aficionados por igual. Profesor Rafe Blaufarb, director del Institute on Napoleon and the French revolution, Florida State University.

******

La guerra contrarrevolucionaria inglesa - La mayor amenaza para la paz en Europa a principios del siglo XIX era el gabinete británico. Con sus millones en subsidios llevó a cabo una Guerra principalmente por intermediaros interpuestos contra Francia antes de Napoleón, y Francia durante el reinado de Napoleón. Fueron otros países los que básicamente asumieron las muertes para los fines ingleses. Inglaterra había estado combatiendo a Francia por décadas y, aún doliente por la pérdida de las colonias americanas, que ganaron su libertad con el crucial respaldo francés, lo último que deseaba era que se esparcieran las ideas de libertad e igualdad entre su propio pueblo oprimido. La población británica era condescendientemente subyugada por sus autocráticos y oligarcas señores. La revolución francesa era un desafío de libertad y el gabinete británico estaba determinado a eliminarlo. Napoleón solidificó las adquisiciones de la Revolución. Fue el único lo suficientemente fuerte y lo suficientemente pragmático para sanar las heridas de la sociedad y durante su reinado Francia se convirtió en un serio protagonista en el ámbito de las relaciones internacionales de nueva cuenta. Las antiguas monarquías legitimistas estaban aterradas de que bajo su liderazgo, la liberalización promovida por las ideas revolucionarias se esparciría en sus propios reinos. Por ende se embolsaron los sobornos ingleses y patrocinaron una serie de coaliciones que apuntaban a eliminar del mapa de Europa al soberano francés y todo lo que representaba.
En su excelente libro Franceschi y Weider sacan a la luz decenas de puntos, particularmente en lo referente a la diplomacia de la época, que verdaderamente abrirán los ojos a los lectores británicos. Especialmente significativas son las referencias a la prensa británica y a la oposición en 1815, que entonces manifestó que la guerra de dicho año contra Napoleón era totalmente injustificada; y una carta de María Luis a su padre, expresando su angustia de que éste pudiera estar contemplando la Guerra contra su propio yerno es muy reveladora – especialmente cuando dice que los ingleses estaban probablemente detrás de todo.
Un crítico declara desdeñosamente que los autores imputan la derrota de Waterloo a una mala tormenta. No dicen eso, comentan correctamente que los franceses fueron desbordados por el número. De hecho, aunque Wellington se aferró tozudamente, fue la llegada de 45 000 prusianos, 7 000 de los cuales murieron a manos de la Joven Guardia en Placenoit, lo que selló el destino del Emperador. No muchos de esos prusianos habían ido a Eton, por cierto.
Como lector de decenas de libros sobre ese periodo, puedo francamente decir que éste es el primero que he encontrado que mire las cosas desde la perspectiva de Napoleón. Lejos de ser llamadas las “Guerras Napoleónicas”, el periodo 1799-1815 estaría mejor clasificado como el de las “Guerras inglesas de los mercenarios”. John Tarttelin (Inglaterra).

Instituto Napoleónico México-Francia , INMF.

El General (2S) Michel Franceschi, Comendador de la Legión de Honor, Consultor Militar Especial del Instituto Napoleónico México-Francia, y Consultor Histórico Especial de la Sociedad Napoleónica Internacional, publica en las ediciones Economica un ensayo histórico interpelador, intitulado Napoléon défenseur immolé de la paix (“Napoleón, defensor inmolado de la paz”).

Con un prefacio del ilustre doctor Ben Weider, presidente de la Sociedad Napoleónica Internacional, esta obra atropella en efecto la historia convenida del Emperador Napoleón I.
Retomando la antorcha de una corriente histórica antigua, por desgracia hoy olvidada, el autor demuestra la naturaleza connaturalmente pacífica del régimen napoleónico, a pesar de las apariencias engañosas que han descarriado incluso a mentes ilustradas y que mantienen aún hoy la memoria del Emperador, en su misma Francia, en un impensable estado de “cuarentena”.

General Franceschi

Napoleón heredó de la Revolución francesa una situación belígera inexorable, que oponía a la Francia nueva de los Derechos del Hombre a las viejas monarquías europeas absolutistas, apoyadas en un estricto conservadurismo político y social. Amenazadas en su existencia misma por el contagio de la democracia naciente, y espléndidamente financiadas por Inglaterra, éstas últimas no cesaron, coalición tras coalición, de abatir por las armas y en una guerra a muerte a una Francia perturbadora.

A esta enzañada obsesión belicosa, Napoleón siempre opuso sin embargo una política de evitación de conflictos, no escatimando su buena voluntad pacífica, ni las concesiones de todos géneros. En efecto, el Emperador no combatió nunca sino en estado de legítima defensa, lo cual es brillantemente demostrado en esta obra.
Ahora, si las hostilidades tomaron el aspecto de “conquistas”, puesto que fueron llevadas a cabo más allá de las fronteras de Francia en su mayoría, esto se debe estrictamente a la aplicación de la estrategia ganadora de Napoleón, según la cual el ataque oportuno constituye la mejor defensa, en especial al ser atacado siempre por enemigos coaligados y superiores en número.
Intervino igualmente la voluntad de evitar a Francia los horrores de los campos de batalla, pero múltiples historiadores, especialmente ingleses y numerosos franceses “institucionalizados”, fingen ignorar esta distinción, no obstante esencial, entre política y estrategia.

Dr. Ben Weider

En efecto, muy bien documentado y ricamente ilustrado, este libro arrasa con la acusación injustificada y violentamente satírica de un Napoleón embriagado de poder y sediento de conquistas, infatigable y sedicente fautor de guerra. Muy al contrario, es el retrato de un Emperador obsesionado con la paz el que emerge de una demostración rigurosa y límpida, enteramente sometida al culto de los hechos y a su implacable encadenamiento.
Sin duda alguna, este libro no dejará indiferente a ningún lector. Confortará a los admiradores del Emperador, y desconcertará a sus detractores. En todo caso, tras este estudio rigoroso, moderno y actualizado, la figura de Napoleón, como ya lo anunciaba Stendhal, no surge sino aún más grande.

Finalmente, es menester señalar que el General Franceschi tiene el eminente mérito de cumplir una última voluntad del Emperador Napoleón clamada desde su deportación en Santa Helena: « ¿Se me acusará de haber amado demasiado la guerra? Un historiador mostrará que siempre fui atacado ».

Ests obra, que ya forma parte de la biblioteca Thiers del Instituto de Francia, desencadenó en el extranjero una sorprendente ola editorial, en especial en los Estados Unidos, Rusia, India y Pakistán.
Traducida al castellano por el Pr. Eduardo Garzón-Sobrado, Presidente-fundador del Instituto Napoleónico México-Francia, esta obra está en proceso de búsqueda de un editor para su publicación en los países de habla hispana (editores interesados contactarnos)

Características: 190 páginas de texto, 19 mapas de batallas y 16 páginas de ilustraciones a color. Pasta suave.

Para su compra en línea, refiérase directamente al editor:

Éditions Économica
49 Rue Hericart,
75015 Paris.
Tel: (+33) 1 45781292 y 1 45 78 34 45,
Fax: +33 145 75 05 67
Página web: http://www.economica.fr
Correo electrónico: infos@economica.fr

"The Wars Against Napoleon: Debunking the Myth of the Napoleonic Wars".

Esta obra ya está disponible en su traducción en lengua inglesa, publicada por la prestigiosa casa editorial estadounidense Savas Beatie bajo el título:

Savas Beatie, NY.