Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
¡Apoye al INMF!  - Soutenez l'INMF!
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. & R. Jean-Christophe, Prince Napoléon..
Toxicología: Entrevista con el Doctor Pascal Kintz
EL CABELLO ES EL MEJOR TESTIGO PARA RESOLVER MISTERIOS Y DELATAR VICIOS
Cabellos del Emperador Napoleón
Cortados en la isla Santa Helena por el gran mariscal Bertrand.
Comentarios recogidos por Cristián González.
El consumo de drogas, y su relación con delitos, puede ser pesquisado a través del cabello. El experto que confirmó la presencia de arsénico en el pelo de Napoleón estuvo en Chile en 2006. El artículo siguiente fue publicado en la rúbrica «Crónica Magazine», de El Mercurio, Chile, el 28 de octubre de 2006.

Cinco cabellos fueron capaces de generar una nueva revolución francesa. Todo porque en ellos se encontró una concentración extremadamente alta de arsénico que hace suponer un lento pero efectivo proceso de envenenamiento. El dato, que tiene rasgos de hecho policial, forma parte de la investigación que se realizó al cabello de Napoleón 180 años después de su muerte y que generó un intenso debate sobre la real causa de fallecimiento del emperador francés.

El hombre detrás de la discordia fue el doctor Pascal Kintz, profesor y director del Instituto de Medicina Legal de Estrasburgo, quien esta semana estuvo de visita en Santiago para participar en el 2º Encuentro Regional de la Asociación Internacional de Toxicólogos Forenses, de la cual es presidente.

Por décadas, los historiadores atribuyeron la muerte de Napoleón a un cáncer de estómago, de acuerdo con la autopsia realizada al monarca francés en 1821. Pero a partir de mediados del siglo pasado, diversos análisis hicieron surgir la hipótesis de un envenenamiento por arsénico.

En 2001, el doctor Kintz estudió cinco cabellos de Napoleón y descubrió que « la concentración de arsénico era entre 7 y 38 veces superior a las normas, y demostraba indudablemente una intoxicación ». Junto a su equipo también encontraron otros metales, como mercurio y antimonio. « En ese tiempo, el primero era usado como purgante y el otro como un emético (para inducir vómitos). Eran medicamentos utilizados por Napoleón », explica.

El Dr. Pascal Kintz
Toxicólogo forense.

El año pasado*, nuevos análisis corroboraron aquella información. « Fue una experiencia interesante analizar cabellos de casi 200 años. No podemos decir quién lo hizo, pero sí que Napoleón fue envenenado con arsénico », asegura Kintz, un convencido de la invaluable información que el cabello puede entregar sobre vivos y muertos.

Él personalmente ha estudiado cabellos de Beethoven y de atletas famosos - cuyos nombres no puede revelar - involucrados en doping. « Por desgracia, aún no es un método reconocido por el Comité Olímpico Internacional; con muestras de orina tienes en promedio tres a cuatro personas con resultados positivos; pero se estima que con muestras de cabello tendrías diez veces más positivos, y eso sería un gran problema ».

Cada folículo piloso del cuerpo absorbe los compuestos que el organismo ingiere, dejando un registro como si se tratara de los anillos de un árbol. « El cabello crece un centímetro al mes. Esto significa que con un cabello de 6 cm puedes volver seis meses en el pasado y con uno de 12 cm puedes obtener información de lo que una persona ha consumido en el último año », ejemplifica.
Por ello, el análisis de cabello hoy es un método de rutina en varios países desarrollados para ayudar a esclarecer delitos o crímenes en los que está involucrado el uso de drogas legales o ilícitas.

PISTAS CAPILARES
Diego Portales y Palazuelos (1793-1837)
Para verificar la identidad de los restos encontrados bajo el altar de la Catedral de Santiago, se estudiaron las células de sus huesos, cabello y piel. Los datos se compararon con los de familiares.
 
S.M. Napoleón I (1769-1821)
El análisis interno de sus cabellos mostró dosis masivas de arsénico en forma mineral, la más venenosa que existe lo que descartó una eventual contaminación por factores ambientales confirmando la idea de una lenta pero progresiva intoxicación por ingestión.
 
Ludwig Van Beethoven (1770-1827)
El hallazgo de elevados niveles de plomo en el cráneo del compositor y los análisis de ADN en huesos y cabello mostraron que la exposición a esta sustancia fue la causa de sus dolencias físicas.

 

VENTANA DE DETECCIÓN

Examen
Una de las técnicas de análisis toxicológico que más desarrollo han tenido en el último tiempo es el estudio del cabello: es fácil de conseguir y no requiere de cuidados especiales para su conservación y traslado.

Una muchacha que fue dopada y violada, por ejemplo, si no hace la denuncia de inmediato corre el riesgo de que las muestras de orina o sangre no sean útiles, ya que cualquier droga suele permanecer poco tiempo en ellas. « Si haces una determinación de droga en la orina, lo único que puedes aseverar con el resultado positivo es que la persona consumió, pero no sabes cuánto ni cuándo », explica Claudio Lobos, toxicólogo forense del Servicio Médico Legal y director del encuentro realizado en Santiago.

En cambio el cabello da una ventana más amplia de detección y datos más precisos.

« En el caso de crímenes facilitados por drogas, recomendamos tomar la muestra de cabello después de tres a cinco semanas del suceso, ya que el folículo (donde ocurre la incorporación del compuesto ingerido) está 3 mm dentro de la piel. Entonces hay que esperar que el punto donde se produjo la exposición emerja, lo que toma entre 10 y 12 días », explica el doctor Kintz.
Luego, el cabello se limpia y se somete a análisis por segmentos para identificar la presencia anormal de alguna substancia, en concentraciones mucho más pequeñas de lo que permiten otras muestras. Esto también ayuda a identificar si una persona es consumidor habitual o esporádico de drogas.

Kintz agrega que el cabello tiene la ventaja de que es fácil de obtener, de almacenar y transportar: puede guardarse en un sobre a temperatura ambiente. Su desventaja es que como requiere de tecnologías más complejas, su análisis es dos a diez veces más caro que el de otras muestras.

«En el año 2000, cinco mechones de cabellos fueron remitidos a Estrasburgo, al doctor Pascal Kintz, autoridad reconocida en el ámbito del análisis toxicológico de pelos. El año siguiente, el doctor Kintz anunció que los cinco mechones de cabellos presentaban una cantidad de arsénico más elevada que aquel que podía esperarse en un individuo que no hubiera ingerido veneno. Para probar mas allá de toda duda que Napoleón habría ingerido el arsénico, el Dr. Kintz recurrió al uso de otra técnica analítica llamada Nano-SIMS (Nano-secondary Ion Mass Spectrometry) lo que permitió examinar el corazón del cabello (la “médula”). Las pruebas efectuadas revelaron que el arsénico estaba presente en el interior del cabello y que no había podido llegar hasta ahí más que desde el interior del cuerpo. En otras palabras, había sido ingerido. Otros análisis efectuados mediante ICP-MS confirmaron la presencia de otros metales tales como mercurio (encontrado en un derivado de un purgante, el calomel), antimonio (presente en un revelador de un vomitivo, el tártaro emético), plata (en el residuo de sirope de colargol, un antiséptico local) y plomo (en el revelador del litargirio, u óxido de plomo, empleado en aquella época para endulzar el vino y el oporto). También fue posible determinar que el arsénico ingerido por Napoleón era un tipo de Arsénico mineral muy tóxico que se usaba en esa época como veneno para ratas
Dra. María E. Báez Contreras, del Departamento de Química Inorgánica y Analítica de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la Universidad de Chile en: «¿Napoleón fue Envenenado?»; revista Ciencia... Ahora, n° 20, año 10, septiembre–octubre de 2007

 

LAS OTRAS MUESTRAS

Además del cabello, los investigadores disponen de la sangre, la orina y la saliva para analizar. La sangre ayuda a identificar un consumo reciente (hasta unas pocas horas después de haber usado la droga). Sin embargo, al igual que la saliva, no son muy útiles para pesquisar la presencia de varias drogas en el cuerpo, ya que la vida media de éstas es muy corta.

La orina también mide un consumo reciente (de 3 a 5 días), claro que puede detectar una dosis única de una droga y no su uso crónico. A excepción de la marihuana, la vida media de las sustancias se sitúa alrededor de las 48 horas.

« La muestra de cabello puede ser tomada de cualquier parte del cuerpo y no importa su color ni su forma ».

 

* El doctor Kintz se refiere a los análisis de 2005 que confirmaron científicamente el envenenamiento metódico del Emperador, identificando además el agente tóxico: raticida. Los resultados de dichos estudios pueden ser escuchados en las palabras mismas del Dr. Kintz en este sitio a través del video de su Conferencia del 2 de junio de 2005 en Illkirch-Graffenstaden.