Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. Jean-Christophe Napoléon, Prince Impérial.
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. Jean-Christophe Napoléon, Prince Impérial.
NAPOLEÓN Y LOS JUDÍOS
Gran Sanedrín de los israelitas de Francia
Asamblea del Gran Sanedrín convocada para su interrogatorio por orden del Emperador Napoleón. Las reuniones tuvieron lugar en el Ayuntamiento de París del 9 de febrero al 9 de marzo de 1807. La imagen muestra una de las entrevistas entre los comisarios del Imperio y los rabinos. A la derecha, presidiendo la sesión en la mesa, vemos al rabino David Sintzheim reconocible por su sombrero de dos picos llamado gorro de Aarón. Litografía de Émile Vernier basada en una pintura de Édouard Moyse (1868).

Por

Isis Wirth Armenteros
Consejera Especial del INMF para los Países Hispánicos

Delegada en Cuba

Representante oficial en Alemania y Suiza

Isis Wirth Armenteros, Consejera Especial para los Países Hispánicos, Delegada en Cuba y Representante Oficial en Alemania y Suiza del Instituto Napoleónico México-Francia.
Isis Wirth
Instituto Napoleónico México-Francia ©
Esta página está disponible al público de manera gratuita y puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no sea mutilada, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.

Como se sabe, fue Napoleón quien liberó a los judíos de los guetos, y los hizo ciudadanos a partes iguales, lo cual hasta el día de hoy los antisemitas no le perdonan, pues, según ellos, “desató la plaga”.
Gracias a mi querida Zoé Valdés, quien me recordó el evento del Gran Sanedrín, y me proporcionó interesantes datos, entre ellos el rezo que los judíos le dedicaron a Napoleón.

El Gran Sanedrín, sobre la base del que tenía lugar en el Templo de Jerusalém, tuvo lugar una sola vez, a partir del 9 de febrero de 1807 (perdón, pero no puedo pasar por alto la capacidad que tenía Napoleón: el 9 de febrero de 1807 estaba en Prusia oriental, luego de la batalla de Eylau, el 8; tenía tiempo para dirigir lo que estaba pasando en Francia, e incluso en medio de la batalla, ocuparse de arreglar los asuntos internos de la Ópera de París), durante un mes. El Sanedrín hizo del judaísmo la tercera religión del estado, y siguió al decreto de liberación de los judíos en 1806. Es la base del judaísmo francés.
En una previa asamblea, tres comisarios en representación del gobierno, le plantearon a los delegados judíos, provenientes de toda Francia, doce preguntas. Las tres primeras: ¿es legal que los judíos puedan casarse con varias mujeres?, ¿admitirían el divorcio sin que haya sido pronunciado por los tribunales, o sea, en virtud de reglas contrarias a las del Código civil?, ¿están en contra de los matrimonios mixtos? (Observemos los anacronismos...) Luego, preguntas acerca de la calidad de la ciudadanía de los judíos: ¿se consideraban franceses?, ¿estaban dispuestos a defender a su patria, Francia?, y por último, lo concerniente a los rabinos: ¿quién los nombraba?; así como lo relativo a la economía: ¿era cierto que la ley judía prohibía a los judíos practicar la usura con sus correligionarios?

Los delegados desconocían con anterioridad esas preguntas, ni sabían tampoco a ciencia cierta para que se les había convocado. Desde las primeras preguntas, se les hizo evidente que en dependencia de sus respuestas serían excluidos o mantenidos en la comunidad francesa. (Pienso en la actualidad del asunto...). Unánimemente, los judíos dijeron que “defenderían a Francia hasta la muerte", por el contrario la asamblea se dividió en lo referente a los matrimonios mixtos, los rabinos se opusieron. ¿Cómo un rabino iba a bendecir la unión de una cristiana con un judío, cómo un cura iba a casar a un cristiano con una judía? Pero aceptaron que en su opinión esos matrimonios tenían todo su valor civil, que no por gusto quien dijo "dad a Dios lo que es de Dios, dad al César lo que es del César" fue un judío.

Los comisarios quedaron muy satisfechos con las respuestas, en principio, y el ministro del Interior -que no era Fouché-, todavía más. Pero Napoleón, no. El águila consideró que esas respuestas provenían de un pequeño número de judíos, los más ricos, los más educados, los más corteses. Napoleón quería algo más contundente. Entonces imaginó resucitar el Gran Sanedrín, que en Jerusalém, tres siglos antes de Cristo, dirimía los asuntos religiosos y civiles. El Sanedrín tendría que santificar en toda solemnidad las respuestas de los delegados en la asamblea. Ponerlas al lado del Talmud como artículos de fe.
La idea de convocar un “Sanedrín”, institución desaparecida desde hacía 15 siglos, no podía ser más grandiosa, y sobre todo, efectiva y, también, astuta. Napoleón amaba este tipo de cosas, decía que “la imaginación gobierna el mundo”. (Y era un lector impenitente de historia antigua, tiene que haber sorprendido a sus colaboradores el día que les habló de convocar un Sanedrín, “¿un qué...?, supongo le habrán dicho). Con este acto, Napoleón conseguiría la adhesión sin falla de todos los judíos al estado francés, organizando su vida religiosa y civil, al mismo tiempo que hacía que la imaginación de los judíos volara a lo más alto de su judeidad: ¡un Sanedrín, como en los tiempos de Jerusalém!

Si el Sanedrín napoleónico duró sólo un mes, fue porque un jesuita intrigó para que se disolviera. Pero ya estaba hecho todo: se ungieron las respuestas de la previa asamblea. Napoleón fue llamado el “nuevo Ciro”, y le hicieron su rezo.

Napoleón I da las tablas de la Ley a Moisés
Obra de A. Brenet basada en un dibujo de vivant Denon, hacia 1807. Colección del museo de Israel

La Europa anti-napoleónica se inquietó. “Todos los judíos ven en Napoleón a su mesías”, decía Metternich.

Lo que hizo Napoleón fue "poner al día" al judaísmo, lo hizo entrar en la modernidad. Eso no le pasó inadvertido a un rabino: “Si Bonaparte triunfa, aumentará el número de acaudalados en Israel, y se acentuará la grandeza de Israel, pero ellos se marcharán y el corazón de Israel se alejará del Padre celestial”.
Al Napoleón incorporar a los judíos a la sociedad, éstos se asimilaron. El “corso vil” —ah, sí, Martí— hizo todo lo posible para ello. Esa asimilación era la que temía el rabino citado, y no por casualidad también los “jasidim” rusos, ortodoxos. (Lo de “casualidad”, por ser rusos en primer lugar.)
Hay varias anécdotas que refieren que cuando estaba en campaña siendo todavía un general al servicio del Directorio, el “corso vil” veía a los judíos en los ghettos y le decía a su entourage* que no entendía en nombre de qué esos seres humanos eran condenados a ello. Supongo, no lo sé, que en su isla de Córcega natal no había judíos o muy pocos y por lo tanto no era antisemita.
Una leyenda -no lo es tanto, tiene visos de certeza- haría de Napoleón el primer sionista. Cuando fue a “Palestina”, durante la campaña de Egipto a principios de 1799, se corrió el rumor que iba a crear un estado judío allí para acoger a los judíos de Europa. Si es cierto, prefirió luego su asimilación en tierra europea. Debate abierto.

* Su entorno.

Ver también en este sitio:

- Napoleón y los judíos, por el Dr. Ben Weider.
- Napoleón, los judíos y la historia de una traición, por Naum Kliksberg.
-
La interrogación napoleónica, por Douglas Lancelot Reed.
-
Napoleón, libertador castigado de los judíos, por el general Michel Franceschi.