Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
“Los Amigos del INMF” – “Les Amis de l’INMF”
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
¡Apoye al INMF!  - Soutenez l'INMF!
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. & R. Jean-Christophe, Prince Napoléon..
CROIX DE NAPOLÉON
CRUZ DE NAPOLEÓN 

Contado por

Victor Hugo

Víctor Hugo (1802-1885)
Traducción del Instituto Napoleónico México-Francia ©
Esta página está disponible al público de manera gratuita y puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no sea mutilada, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.

CROIX DE NAPOLEÓN

Croix de Napoléon! Joyeux guerrier! Pensée!
Couronne de lauriers de rayons traversée!

Quand il menait ses preux aux combats acharnés
Il la laissait afin de conquérir la terre
Prendre sur tous les fronts durant toute la guerre:
Puis la grande oeuvre faite, il leur disait: Venez!

Puis, il donnait sa croix à ces hommes stoïques.
Et des larmes coulaient de leurs yeux héroïques.

Muets, ils admiraient leur demi-dieu vainqueur;
On eût dit qu'allumant leur âme avec son âme,
En touchant leur poitrine avec son doigt de flamme,
Il leur faisait jaillir cette étoile du cœur!

Victor Hugo.
Les Rayons et les Ombres, 1840.

 

CRUZ DE NAPOLEÓN

¡Cruz de Napoleón! ¡Gozoso guerrero! ¡Pensamiento!
¡Corona de laureles por rayos atravesada!

Cuando guiaba a sus valientes a los combates encarnizados
La dejaba a fin de conquistar la tierra
Fijarse sobre todas las frentes durante toda la guerra:
Luego hecha la gran obra, les decía: ¡Venid!

Luego, daba su cruz a aquellos hombres estoicos.
Y lágrimas escurrían de sus ojos heroicos.

Mudos, admiraban a su semidiós vencedor;
Se hubiera dicho que encendiendo su alma con su alma,
Tocando su pecho con su dedo de flama,
¡Les hacía brotar esa estrella del corazón!

Víctor Hugo.
Los Rayos y las Sombras, 1840.