Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
“Los Amigos del INMF” – “Les Amis de l’INMF”
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
¡Apoye al INMF!  - Soutenez l'INMF!
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. & R. Jean-Christophe, Prince Napoléon..
CROIX DE NAPOLÉON
CRUZ DE NAPOLEÓN 

Por

Víctor Hugo

Víctor Hugo (1802-1885)
Traducción del Instituto Napoleónico México-Francia ©
Esta página está disponible al público de manera gratuita y puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no sea mutilada, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.

CROIX DE NAPOLEÓN

Croix de Napoléon ! joyau guerrier ! pensée !
Couronne de lauriers de rayons traversée !
Quand il menait ses preux aux combats acharnés,
Il la laissait afin de conquérir la terre,
Pendre sur tous les fronts durant toute la guerre ;
Puis la grande œuvre faite, il leur disait : Venez !

Puis, il donnait sa croix à ces hommes stoïques,
Et des larmes coulaient de leurs yeux héroïques ;
Muets, ils admiraient leur demi-dieu vainqueur ;
On eût dit qu'allumant leur âme avec son âme,
En touchant leur poitrine avec son doigt de flamme,
Il leur faisait jaillir cette étoile du cœur !

Victor Hugo.
Les Rayons et les Ombres, 1840.

 

CRUZ DE NAPOLEÓN

¡Cruz de Napoleón! ¡joya guerrera! ¡pensamiento!
¡Corona de laureles por rayos atravesada!
Cuando guiaba a sus valientes a los combates encarnizados
La dejaba a fin de conquistar la tierra,
Pender sobre todos los frentes durante toda la guerra;
Luego hecha la gran obra, les decía: ¡Venid!

Luego, daba su cruz a aquellos hombres estoicos,
Y lágrimas escurrían de sus ojos heroicos;
Mudos, admiraban a su semidiós vencedor;
Se hubiera dicho que encendiendo su alma con su alma,
Tocando su pecho con su dedo de flama,
¡Les hacía brotar esa estrella del corazón!

Víctor Hugo.
Los Rayos y las Sombras, 1840.