Francósfera México-Francia, el portal de la promoción y de la defensa de la Francofonía en América.
Bienvenidos a la página oficial de:
“Francósfera INMF”: el Foro de la promoción y de la defensa de la Francofonía en América.
Página en castellano.
Page en français.
« Montjoie Saint Denis! »
Francósfera México-Francia
Sir Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
-
18 de mayo de 2011: 800 años de la catedral de Reims
DISCURSO DE S.A.R. DON LUIS ALFONSO DE BORBÓN
Un mensaje de esperanza
Texte en français.
Estatua de Juana de Arco al pie de la catedral de Reims
Por Su Alteza Real el Príncipe
Don Luis Alfonso de Borbón
Duque de Anjou
(Luis XX)
Monseñor el Duque de Anjou
Traducción al castellano de la Francósfera México-Francia ©
Esta página está disponible al público de manera gratuita y puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no sea mutilada, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.
« Alocución de S.A.R. Monseñor Don Luis Alfonso de Borbón, duque de Anjou; descendiente de San Luis y de Luis XIV, jefe de la casa de Borbón, sucesor de los reyes de Francia, en el Palacio de Tau en Reims, para la conmemoración de los 800 años de la catedral. »

 

Francósfera México-Francia.
DISCURSO
Francósfera México-Francia.
De Monseñor el Duque de Anjou  
« Señora Ministra
Señor nuncio apostólico,
Señor prefecto de la región,
Señor subprefecto,
Señora alcalde,
Señoras y Señores electos,
Mis queridos primos,
Señor administrador,
Señoras y Señores,
Queridos amigos,

Acuérdense, treinta y cinco reyes de Francia han sido consagrados en la catedral cuyo 800º aniversario conmemoramos hoy. Es a la vez vertiginoso y emotivo.

Treinta y cinco reyes aclamados por un pueblo de Francia orgulloso de sus tradiciones y de su historia. Jóvenes, viejos, campesinos, burgueses, nobles, eclesiásticos, cada uno a su manera ha participado en las consagraciones. Unos se ocupaban de las colgaduras, los otros de los banquetes, los demás eran simples espectadores.

Francia vivió esos eventos con pasión. Ustedes sienten en esta catedral, en esta sala, las vibraciones de quienes los han precedido aquí.

Es el pasado, dirán algunos. ¡No es seguro!
No es seguro que esa memoria, que nos pertenece hoy no engendre un cierto orgullo.
Más allá de los clivajes, más allá de las querellas, la consagración marcaba el inicio de un reino, el advenimiento de un hombre ungido tras las huellas de Clovis y de san Remigio.
La consagración, era la unción divina, la renovación de la sociedad, un nuevo soplo en la continuidad de un linaje del país, una esperanza, la de todo un pueblo, para aquel que encarnaba la unida de Francia.

En un periodo que ve el porvenir olvidando su pasado, estoy muy impactado por esta fiesta que nos reúne, una catedral, y en añadidura la catedral de la consagración, bajo los reflectores. Cada quien a su manera conmemora el evento, cada quien ve en él su símbolo, cada uno puede sentir vibrar aquí la historia, nuestra historia.

Permítanme decirles mi emoción ante esta conmemoración, mi emoción de ver a estas mujeres y estos hombres reunirse en este inmenso navío que inscribe a Francia en su tradición más cristiana, paradoja de la historia y para todos.

He recibido como jefe de la casa de Borbón una herencia muy particular: ser el sucesor de los reyes que hicieron a Francia, aquellos mismos que vinieron aquí a recibir la consagración de Dios. Luego no puedo quedarme insensible a este aniversario ni a la simbólica y a la belleza de estos lugares que merecen bien su irradiación internacional.

He recibido una herencia, que asumo, pero no soy el único en llevarla.
Sí, de ustedes queridos amigos, de ustedes el pueblo de Francia, también de ustedes es esta herencia, nuestra memoria común, nuestras fundaciones, nuestras raíces.
Tanto como yo, ustedes le atribuyen esta importancia particular que no se le escapa a nadie el día de hoy.

¿Francia, qué has hecho de las promesas de tu bautizo?, interrogaba aquí hace más de veinte años un bienaventurado hombre que hizo reencontrarse a los pueblos. Hoy Francia se acuerda, Francia se anima, Francia respira.

Sí, este monumento del pasado, este monumento de unidad, es también un monumento de porvenir:
El que sabremos transmitir a nuestros hijos, para que ellos también puedan estar orgullosos de sus raíces, de su país, de Francia ».

 

Francósfera México-Francia, el portal de la promoción y de la defensa de la Francofonía en América.
Regresar a la página de Artículos y Escritos diversos
FRANCÓSFERA MÉXICO-FRANCIA
El Foro de la irradiación y de la defensa de la Francofonía en América
Fundada el 12 de diciembre de 2008.
Nota importante: La Francósfera México-Francia es un organismo apolítico y sin fines lucrativos cuyo objetivo es la preservación de la memoria histórica y la difusión cultural. Las ideas expresadas por las instituciones y autores participantes no representan necesariamente las de la Francósfera México-Francia. Derechos de reproducción reservados © 2008; toda reproducción, integral o parcial sin autorización previa está prohibida y sujeta a diligencias judiciales.