« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.

Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
ARSÉNICO EN EL CORAZÓN DEL CABELLO
Cabellos del Emperador Napoleón

Por el Señor

Jean-Claude Damamme
Consejero Histórico Especial del Instituto Napoleónico México-Francia
Representante en Francia de la Sociedad Napoleónica Internacional

El Sr. Jean-Claude Damamme, Miembro de Honor del Comité Histórico del Instituto Napoleónico México-Francia.
Sr. Damamme
Traducción del Instituto Napoleónico México-Francia ©

Regresemos a los análisis del Instituto de Medicina Forense de Estrasburgo para conocer este experimento complementario realizada por el doctor Pascal Kintz en uno de los cabellos del mechón llamado « Lady Holland ».

Después de haberlo previamente « cortado en rebanadas », analizó el corazón del cabello, la « médula »: irrigada por la sangre, es la que hace vivir al cabello.

Cuando se somete este corte a un bombardeo de electrones, éstos emiten una irradiación complementaria que corresponde a una longitud de onda bien específica del arsénico:

- Ya sea que el arsénico se encuentre en el conjunto del cabello – así pues también en la médula – y nos encontremos ante una « incorporación por vía activa ». Se puede entonces hablar de una intoxicación crónica – « no digo envenenamiento », subraya el doctor Kintz – imputable a diversos factores: medicamentos, alimentación o, eventualmente, arsénico tóxico;

- Ya sea que el arsénico no esté presente más que en la superficie del cabello (la cutícula), y en este caso, la contaminación sea externa.

¿Qué vemos en el corte de este cabello del « Lady Holland »?

El arsénico aparece en azul en el conjunto del cabello, en el interior como en el exterior, y no solo a nivel de la cutícula.

En resumen:

- La primera serie de análisis por absorción atómica puso en evidencia una « exposición » mayor al arsénico;

- El método de descontaminación, utilizado como es la regla en medicina forense, permitió minimizar el problema de la contaminación externa;

- Cuando se lleva a cabo el análisis cuantitativo de los cabellos, se obtienen concentraciones que van de casi 7 nanogramos por miligramo a 38,53 nanogramos por miligramo.

Conclusión del científico:

« Estas cifras están muy a favor de una incorporación activa y entonces de una intoxicación voluntaria o pasiva. »

Estamos muy lejos de las conclusiones « optimistas » de Science & Vie.

Su probidad de científico – « pues la medicina forense se alimenta de absolutas certezas » – conduce al doctor Kintz a subrayar que convendría medir la concentración de arsénico en algunos cabellos cortados en Europa y en Santa Elena en aquella época, añadiendo igualmente que sería bastante improbable encontrar en ellos concentraciones tan importantes como las que se constataron en los cabellos de l’Emperador.

 

Regresar al Envenenamiento de Napoleón