Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
¡Apoye al INMF!  - Soutenez l'INMF!
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. Jean-Christophe Napoléon, Prince Impérial.
UN SITIO NAPOLEÓNICO PURO Y DURO: EL « CUADRO IMPERIAL »
« Carré Impérial » – el « Cuadro Imperial », Sociedad  Histórica de Napoleón el Grande.
« CARRÉ IMPÉRIAL »  
« Carré Impérial » – el « Cuadro Imperial », Sociedad  Histórica de Napoleón el Grande.

Por el Señor

Jean-Claude Damamme
Consejero Histórico Especial del Instituto Napoleónico México-Francia
Representante en Francia de la Sociedad Napoleónica Internacional

El Sr. Jean-Claude Damamme, Miembro de Honor del Comité Histórico del Instituto Napoleónico México-Francia.
Sr. Damamme
Traducción del Instituto Napoleónico México-Francia ©
Esta página está disponible al público de manera gratuita y puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no sea mutilada, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.

Hay un sitio que todo napoleónico de alma, de corazón y de espíritu debe consultar regularmente: es el « Carré Impérial » – el « Cuadro Imperial », y diré el bien nombrado.
¿Por qué?
En vez de parafrasear la argumentación con la que podemos famliarizarnos en el sitio mismo, prefiero citar un extracto de su filosofía:

« Al inicio del siglo XXI, podemos constatar que la Historia es cada vez menos inculcada a nuestra juventud, que ciertas partes históricas del programa escolar son suprimidas, que existe una estafa histórica o desinformación en ciertos museos, en ciertas publicaciones e incluso por parte de ciertos historiadores y responsables con altos puestos. Nuestro deber es más que nunca legítimo. No debemos ser sólo el antídoto de estas consecuencias, debemos también ser el antídoto de esas causas. Tenemos pues la misión de reaccionar, de ofrecer a cada quien la posibilidad de conocer mejor la historia del Primer Imperio, y de restablecer la verdad histórica. Debemos hacerle justicia al concepto napoleónico calumniado desde hace dos siglos.»


En cuanto al objetivo exhibido, es límpido:

« Dar a conocer la historia del Primer Imperio… Restablecer la verdad histórica sobre el Primer Imperio y sobre Napoleón I ».

Por consiguiente la simbiosis es evidente con la idea que ha impulsado a crear el Instituto Napoleónico México-Francia.

Lo que me es importante subrayar muy particularmente, porque en el ámbito de la historia del Primer Imperio y de su jefe prodigioso esta virtud es rara, es el valor de este « comando », que no tiene, como lo expresa bien esta expresión familiar, « pelos en la lengua ».

¡Imagínense!

Un artículo sobre la tesis – a la cual uno adhiere o no, esa no es la cuestión – de la substitución del cuerpo del Emperador en los Inválidos, otro más sobre la del envenenamiento

Como se escribe agradablemente: « hay que atreverse ».

Y, cuando uno sabe todas las palabras nauseabundas, ultrajantes y de mala fe que han sido escritas sobre esa aventura dolorosa que es la guerra de la Península, escribir sin pestañear que « Napoleón no quería más que el bien de España » – ¡y probarlo apoyándose en una carta del Emperador a Murat! – eso, digamos la palabra: « impresiona ».

Como impresionan las palabras (justificadas) dichas sobre Claude Ribbe, el autor, por desgracia célebre, de este sucio librucho: «El crimen de Napoleón», y sobre aquel a quien, en 2005, « habría podido ser otorgada la palma del tartufismo » es decir « Dominique Galouzeau de Villepin, primer ministro del gobierno francés, quien por un lado hacía alarde de ser un napoleónico convencido, siendo autor de una serie biográfica sobre Napoleón, y por detrás había nombrado a Ribbe a la Comisión nacional consultativa de los derechos del Hombre.» *

He aquí por qué insistí en presentar a los visitantes de nuestro sitio este « Cuadro Imperial », impertinente, valiente, y rebelde a las palabrerías formateadas y bien-pensantes.

He empleado más arriba el vocablo que es, según mi visión personal, halagüeño y aquí plenamente justificado, el de comando.

Como tal, los miembros del « Cuadro Imperial » son poco numerosos.

Nombrémoslos: Loïck Bouvier, el directivo ya citado, François Lelouard (redactor para Francia), Edi Miranda (redactora para España), Antonio J. Regidor Puerto (redactor para España), Arturo Eduardo Valdés Flores (redactor para México), Kristyna Knoflickova (corresponsal en la República checa), Sylvie Bihannic (consejera en moda estilo Imperio).

Sigan sin vacilar a este combativo y sin complacencia « Cuadro Imperial », pues, con él, la memoria de Napoleón que nos es cara se halla entre buenas manos.

* Estos pasajes son extraídos de un artículo del directivo del sitio, Loïk Bouvier, bajo el título « ¿Son los historiadores oportunistas? », a leerse absolutamente.

« Carré Impérial » – el « Cuadro Imperial », Sociedad  Histórica de Napoleón el Grande.
« Le Carré Impérial », dirección del sitio: http://www.carreimperial.fr