Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
¡Apoye al INMF!  - Soutenez l'INMF!
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. Jean-Christophe Napoléon, Prince Impérial.

El Instituto Napoleónico México-Francia orgullosamente presenta:

CRÓNICAS DEL CONSULADO

Primera Parte

Una mirada a la historia verdadera del Emperador Napoleón I, de su obra y de su legado

Refundación de Francia. « Instalación del Consejo de Estado en el palacio del Pequeño Luxemburgo, el 25 de diciembre de 1799. Bonaparte, Cambacerés y Lebrun recibiendo los juramentos de los presidentes » (Boulay de la Meurthe, Legislación; Roeder, Interior; Defermon, Finanzas; Brune, Guerra; Gantaume, Marina). Obra de Auguste Couder, 1856.
 
UNA SITUACIÓN BELÍGERA IRREDUCTIBLE
 
« La guerra es el pago en metálico de órdenes de cambio ya emprestadas ».
Carl von Clausewitz.

A su ascenso al poder supremo en diciembre de 1799, Bonaparte Primer Cónsul hereda una situación general explosiva cuyo origen remonta a 1789. Se encuentra en una situación militar muy degradada con relación a la que había dejado a su partida a Egipto en mayo de 1798. Las malas noticias traídas de Francia habían por cierto precipitado su regreso.
Tramada a instigación de William Pitt, Primer Ministro británico, la segunda coalición había reunido contra Francia a Inglaterra, Austria, Suecia, el Reino de las Dos Sicilias, Portugal y el mítico Imperio Alemán.
Yendo de un fracaso a otro, los ejércitos del Directorio habían sido repelidos hasta las fronteras nacionales, perdiendo todas las adquisiciones de Bonaparte en Campo-Formio. De ese modo Francia se encontraba bajo la amenaza directa de una invasión general.
Rechazando con desprecio el ofrecimiento de negociaciones de Bonaparte, los coaligados se vieron obligados una vez más por las armas, a firmar los tratados de Lunéville, con Austria, en febrero de 1801, y de Amiens, con Inglaterra, en marzo de 1802. Volveremos en la tercera parte sobre las peripecias de esta guerra, marcada especialmente por la legendaria victoria de Marengo del 14 de junio de 1800, ganada por Bonaparte en persona, y el brillante éxito del general Moreau en Hohenlinden el 3 de diciembre del mismo año.

Tratado de paz firmado en Amiens el 24 de marzo del año X
Gracias a este tratado, el Primer Cónsul logra restablecer la paz en el continente después de más de una década de guerras. Grabado de Le Beau según Nodet.
El coronel Lauriston es llevado en triunfo por el pueblo de Londres en octubre de 1801
Ayuda de campo de Napoleón en Marengo, Lauriston fue el encargado de llevar a Inglaterra la ratificación de los preliminares de paz. Dibujo de F. Phillipoteaux.

Poniendo fin a nueve años de guerras ininterrumpidas entre la Francia nueva y las monarquías Europeas, el tratado de Amiens fue recibido por doquier con un entusiasmo indescriptible. Se piensa haber alcanzado por fin una paz durable.
Pero esto no es por desgracia más que una grandiosa ilusión, a la cual sucumbe por un tiempo el mismo Bonaparte, como lo confesará más tarde en Santa Elena: « En Amiens, yo creía de muy buena fe la suerte de Francia, la del Imperio, la mía, fijadas. Para mí, yo iba a dedicarme únicamente a la administración de Francia, y creo que hubiese concebido prodigios ».
Se comprende el optimismo beato del joven Primer Cónsul, aureolado de gloria y ya adulado por el pueblo. No se quedará por mucho sobre esta pequeña nube, tan solo el tiempo de la cruel llamada al orden de las inexorables realidades internacionales.

Estrechamente entrelazadas y alimentándose una a otra, tres fuentes de conflictos exacerbados se conjugan para no dejar lugar más que a la fatalidad de la guerra, substrato de toda la historia del Imperio:

---------------------------------------------- La sed de revancha de los vencidos,
---------------------------------------------- La inflexible reacción de las monarquías absolutistas a la democracia naciente,
---------------------------------------------- La implacable rivalidad franco-inglesa.

Instituto Napoleónico México-Francia, INMF.