Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
¡Apoye al INMF!  - Soutenez l'INMF!
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. Jean-Christophe Napoléon, Prince Impérial.

El Instituto Napoleónico México-Francia orgullosamente presenta:

CRÓNICAS DEL CONSULADO

Segunda Parte

Una mirada a la historia verdadera del Emperador Napoleón I, de su obra y de su legado

EL ARQUITECTO DE LA FRANCIA MODERNA
(Introducción)
 
Bonaparte indicando la abertura del Canal de Saint-Quentin
Litografía de la época, obra de E. Charpentier.
« No se gobierna con metafísica sino con los resultados de la experiencia de los siglos ».
Napoleón I.

« En lo que se refiere a la gran obra de reconstrucción de Francia, Napoleón es ensalzado casi unánimemente. Así pues, nos limitaremos a recordar lo esencial con algunas precisiones que se imponen.
Por razones de claridad, la exposición no será cronológica sino funcional, en seis capítulos: Administración General, Derecho y Justicia, Enseñanza y Cultura, Economía y Finanzas, Grandes Trabajos y Sociedad. Lo esencial del trabajo de reorganización del país se desarrolla durante los cuatro años del Consulado de 1800 a 1804. Pero para agotar el tema, incluiremos la obra del Imperio.

El Conde de Las Cases
Litografía de Nargeot.
«El lustre de la patria se elevaba a una altura desconocida en la historia de ningún pueblo: era una administración sin ejemplo por su energía y por sus felices resultados, un impulso simultáneo que, impreso de repente a todos los géneros de industria, excitaba todas las emulaciones a la vez; era un ejército sin igual y sin modelo, asombrando de terror en el exterior y creando un justo orgullo en el interior. En cada instante, nuestro país se llenaba de trofeos; numerosos monumentos proclamaban nuestras hazañas; las victorias de Austerlitz, de Jena, de Friedland, los tratados de Presburgo, de Tilsit, constituían a Francia como la primera de las naciones y el árbitro de los destinos universales: ¡era verdaderamente un honor insigne el hallarse ser francés! Y sin embargo, todos esos prodigios eran la obra de un solo hombre».

Instituto Napoleónico México-Francia , INMF.

 

ADMINISTRACIÓN GENERAL

« Quiero arrojar sobre el suelo de Francia algunas masas de granito »
Napoleón Primer Cónsul.

En el momento en que explota la Revolución, la Francia capeta todavía no había alcanzado su unidad perfecta. Los disturbios que siguieron despertaron fuerzas centrífugas latentes, que condujeron al país al borde del estallido. El alzamiento de la Vendea constituyó su más sangrienta y más peligrosa manifestación.

Bonaparte Primer Cónsul (1803)
J.A. Dominique Ingres. Museo de Bellas Artes de Lieja

Así pues, después de Brumario, lo más urgente es reforzar la unidad del país por medio de la centralización administrativa. Pero la eficacia requiere también que la administración actúe lo más próximamente posible a los ciudadanos. Luego será desconcentrada hasta la comuna. Estos dos principios, centralización y desconcentración, inspiran la Ley fundamental de la administración del país de Pluvioso año VIII (febrero de 1800). ¡No se perdió tiempo!

Los representantes locales electos, muy afectos todavía a los parloteos estériles e inclinados a la demagogia y al favoritismo, son relegados a la botica de los accesorios de la Revolución. El Prefecto de departamento se convierte en el representante privilegiado y todopoderoso del Gobierno, investido de localmente de toda su autoridad, bajo las órdenes directas del Ministro del Interior. Anima bajo su tutela la acción de los niveles subordinados, distritos y comunas, cuyos alcaldes son nombrados. Se rodea de las opiniones de un Consejo de distrito, compuesto de notables elegidos por él en una « lista de notabilidades ».
A falta de una descentralización de las competencias, inconcebible en las circunstancias del momento, estas disposiciones inventan nada menos que la administración de proximidad, que corresponde a las necesidades reales de la población. Los ciudadanos están concretamente asociados a su propia administración.

Aquí no hay nada de una dictadura militar, como se ha tenido tendencia a reprochárselo a Napoleón. Puso mucha atención, al contrario, en subordinar al ejército a la autoridad civil, lo que le valió el calificativo de « el más civil de los militares ».

De la misma forma se le ha reprochado el haber dotado de un uniforme a los diferentes cuerpos del Estado. Pero eso fue hecho esencialmente con la voluntad de elevar su autoridad y su prestigio, y de ninguna forma con un fin de militarización. Todos los cuerpos lo solicitaron. Olvidado de tal medida, el Instituto de Francia se agitó como un condenado para hacerse atribuir un soberbio atuendo de aparato que hoy conserva todavía. A propósito, Napoleón no hizo más que seguir una antigua tradición, a la cual se ha tenido mucho cuidado de no renunciar después de él...

 
Instituto Napoleónico México-Francia, INMF.